Archivo de la etiqueta: Informática

“La tecnología está creando una pasividad peligrosa”. Entrevista a José Antonio Marina

El pensador denuncia “un empobrecimiento intelectual absoluto y dramático” por el mal uso del móvil

El filósofo y pedagogo José Antonio Marina (Toledo, 1939) cree que se está extendiendo una “idea destructiva”: ¿para qué lo voy a aprender si lo puedo encontrar en Internet? Él contesta con una diapositiva de las cuatro ecuaciones del campo electromagnético de Maxwel: ¿Las entendéis? Cree que hay que reivindicar el conocimiento y ha escrito un libro, Historia visual de la inteligencia (Conecta), en el que con textos, mapas mentales y jeroglíficos repasa la historia de la humanidad hasta la inteligencia artificial.

Pregunta. Los nórdicos invierten mucho en educación infantil porque el cerebro se forma entonces. ¿Deberíamos poner más fondos?

Respuesta. Es importante porque en la primera infancia, hasta los siete u ocho años, el cerebro es extraordinariamente plástico y se establecen las conexiones neuronales. Pero uno de los descubrimientos más sorprendentes de la neurología, ya hace 15 años, es que hay una segunda época dorada del aprendizaje, en la que se rediseña el cerebro con un tipo nuevo de neuroplasticidad, entre los 13 y los 18 años. Cambia la anatomía del cerebro, los grandes hábitos se implantan mejor y podemos corregir fallos educativos.

P. De modo que no se puede descuidar a los adolescentes.

R. El niño tiene que aprender a organizarse en el mundo al que ha venido y el adolescente aprender porque se va a emancipar. Siempre hacemos responsables a las hormonas de las alteraciones en la adolescencia, pero también está cambiando la forma de funcionar el cerebro. Hay que aprovechar esta capacidad.

P. Se les reprocha tener déficit de atención, de hecho, las clases son más cortas (50 minutos).

R. Hasta un 12% de los alumnos tienen problemas de atención. Lo vimos en la Escuela de Padres. El uso de móviles está dificultando la atención voluntaria. Al mirarlo y volver a la tarea podemos perder hasta el 40% de la información que manejábamos. Es una especie de hacer y deshacer. Un síndrome compulsivo, si no miran la pantalla cada tres o cuatro minutos empiezan a sentir una especie de angustia. Eso es un disparate completo. Ese trajín puede ser de 300 o 400 veces al día. Hay mucha gente que no es nativa digital y empieza ahora por el móvil a tener dificultades para leer un texto medianamente largo. Eso es un empobrecimiento intelectual absoluto y dramático.

“Gente que no es nativa digital tiene dificultades en leer un texto largo”

P. ¿Habría que hacer como en Silicon Valley que prohíben el móvil a las cuidadoras?

R. En mi libro se cuenta cómo la tecnología está haciendo las cosas tan fáciles que empieza a resultar casi insoportable hacer un pequeño esfuerzo. Queremos que una aplicación lo resuelva todo. Al final se crea una pasividad que es peligrosa. No hay que ser solo bueno técnicamente sino crítico.

P. El 85% de los trabajos de 2030 no se han inventado, según el informe Dell Technologies. ¿Estamos preparados?

R. En 2040 o 2050 no solo habrá cambios en los trabajos, sino desembarco de sistemas potentísimos de inteligencia artificial, de microimplantes neurológicos, de drogas de la memoria o de avances genéticos, aunque estos más lentos. Y hay compañías informáticas —en especial Google— preparadas para hacerse con el talento con programas educativos muy potentes, mientras que en el mundo de la educación no estamos reaccionando. Este libro aborda cómo el mundo de la inteligencia artificial maneja muy bien la parte cognitiva pero no la parte emocional, que es la que nos lleva a tomar decisiones.

P. Canarias imparte la materia Educación Emocional.

R. La asignatura se queda corta. No podemos decirles a los alumnos cómo resolver los problemas que tendrán, pero sí proporcionarles recursos para ser rápidos en aprender, tenaces, optimistas… Tienen que saber gestionar las emociones, sobreponerse al fracaso, disfrutar de las cosas buenas, saber elegir las metas, saber centrar la atención… La rapidez en el aprendizaje es lo que nos ha definido como especie y por tanto es el núcleo de lo que somos.

P. Usted se pregunta por qué si somos tan inteligentes hacemos tantas tonterías.

R. Por ejemplo, en Reino Unido se plantean que el Brexit va a ser malo para ellos y la Unión Europea. La psicología estudia la inteligencia como si fuese una facultad individual, pero se da en un entorno social que la favorece o la destruye. Con el nacionalismo hay que plantearse si se están tomando decisiones inteligentes o entregando emociones que no se sabe bien adónde conducen. Y todo esto es teoría y práctica de la inteligencia y la educación.

“La rapidez en el aprendizaje es lo que nos ha definido como especie”

P.  Distintos informes manifiestan que los alumnos no practican el “mens sana in corpore sano”. ¿Es grave?

R. Educación Física es una asignatura que en España metemos de clavo y con poco tiempo cuando el ejercicio es el gran protector el cerebro. Por eso la gente mayor debe ejercitarse más físicamente que intelectualmente. Y, si el deporte es reglado, a los niños les organiza mucho la conducta y es un antídoto contra la obesidad, la droga o el alcohol. Además, deberíamos dar más protagonismo a los profesores de Educación Física y Teatro, porque tienen un acceso —sobre todo en secundaria— a los alumnos diferente. Nadie en en la cancha discute que el entrenador sabe cómo se juega y quienes son los jugadores.

FUENTE: DIARIO EL PAÍS / ELISA SILIÓ .

 

Al-Juarismi

Del gran matemático persa vienen álgebra y algoritmo, dos de los pilares fundamentales de nuestro mundo.

El mismo año en que Carlomagno condenaba a muerte a todo sajón que rehusara el bautismo, el mismo en que la ciudad de Aldwych se imponía como el epicentro del comercio en lo que ahora es una mera calle del centro de Londres, y en el que moría el emperador León IV el Jázaro, el bizantino que sometió a búlgaros y árabes como si no hubiera un mañana cosmopolita, ese mismo año de 780, nació Al-Juarismi, lo que a la larga ha acabado siendo mucho más importante que todo lo demás. De Al-Juarismi vienen álgebra y algoritmo, dos de los pilares fundamentales de nuestro mundo.

El MIT de la época era Dar Al Hikma, la Casa de la Sabiduría de Bagdad, la mayor concentración de cerebros de la Edad de Oro del islam. Allí trabajó Al Juarismi codificando el álgebra en un libro que, tras su traducción al latín en el siglo XII, impulsó una brillante y eficaz rama de las matemáticas que, como casi todo en nuestra historia del conocimiento, había sido prefigurada por los mesopotámicos milenios antes. También desarrolló un procedimiento matemático que genera, paso a paso pero sin que los pasos sean infinitos, la solución de un problema intratable por otros métodos. De su libro El arte indio del cálculo por Al-Juarismi viene el nombre, y el concepto, de algoritmo que ahora rige nuestras vidas.

Cuando aprendes a multiplicar o dividir en el colegio, estás usando algoritmos. Coge tal número de cifras, divídelo por el de allá, apunta el resto en tal lugar y repite el procedimiento cuantas veces sea necesario. Un agregador de noticias actual —esas cosas que la mitad de la población usa para informarse— se basa también en los descubrimientos de Al-Juarismi: mira qué usuarios predicen mejor las noticias de futuro impacto, súbeles el karma y utiliza a los de mayor karma para llevar a primera página las noticias de impacto del futuro. Este algoritmo, por supuesto, consigue su objetivo de infectar la Red, aunque las cosas con las que la infecta son muy discutibles. Un alto karma no indica un mejor análisis de la realidad, sino un alto grado de mediocridad: una naturaleza previsible y con tanto poder hechicero como un rebaño de ovejas. El secreto del éxito.

Las inversiones de capital riesgo en inteligencia artificial superaron los 6.000 millones de euros en los primeros nueve meses de 2017. Casi todos los proyectos estimulados por esa pasta se basan en las ideas de Al-Juarismi. No culpemos al gran matemático persa de lo que haya de venirnos encima. Limitémonos a suspirar por otro Al-Juarismi más moderno y sofisticado.

FUENTE: DIARIO EL PAIS / Javier Sampedro .

Cualquiera puede poner tu cara en un vídeo porno

La inteligencia artificial facilita que se creen vídeos falsos. Por ahora, las víctimas son mujeres que se ven a sí mismas como protagonistas de una película porno que nunca rodaron

Scarlett Johansson ya se ha resignado: “Nada puede impedir que alguien corte y pegue mi imagen o la de otra persona en otro cuerpo y haga que se vea tan realista como quiera”, explica en una entrevista en The Washington Post. La actriz habla con conocimiento de causa. Recientemente se han viralizado varios vídeos porno supuestamente protagonizados por ella. Los intereses son claros: aprovechar el morbo que despierta ver a un personaje público manteniendo relaciones sexuales para aumentar las visitas y hacer más dinero. Pero pasan por alto un ínfimo detalle: la persona que aparece en ese vídeo no es Johansson, sino el resultado de utilizar la inteligencia artificial para crear vídeos falsos e increíblemente realistas.

Como toda nueva tendencia, ya tiene su nombre en inglés: deep fakes. Y son el resultado de utilizar la IA para mimetizar la imagen original (el vídeo porno) con la falsificada (la cara de Scarlett Johansson) de forma que la luz se iguale en ambos archivos y se refracte de forma natural. También se utiliza para dar movimiento a las imágenes fijas. Así, se pueden trasladar las expresiones faciales y corporales de una persona a otra, tal y como sucede en un vídeo de Barack Obama que Buzzfeed creó de la nada para demostrar cómo de fácil es hacer decir al expresidente de los Estados Unidos lo que tú quieras.

Por ahora, esta práctica está dañando más a las mujeres. Las caras de actores y otros hombres famosos se insertan en los vídeos falsos como una broma: hay un vídeo que muestra la cara de Nicolas Cage superpuesta a la de Donald Trump durante un discurso. Está el de Barack Obama hablando sobre fake news. Pero los vídeos falsos de mujeres son predominantemente pornográficos, algo que resulta mucho más denigrante y que genera sentimientos de humillación y abuso. “Las falsificaciones son explícitamente detalladas, publicadas en sitios populares de pornografía y cada vez más difíciles de detectar”, explican en The Lily.

Uno de los vídeos de Johansson ha sido visto más de 1,5 millones de veces. Pero no es la única a la que le ha pasado. The Lily asegura que la crítica de medios Anita Sarkeesian, que fue atacada por sus críticas feministas de la cultura pop y los videojuegos, fue insertada en un vídeo porno hardcore que se ha visto más de 30.000 veces en Pornhub. Y eso que este portal de vídeos porno prohibió los deep fakes en febrero del año pasado. Supuestamente, Google también sacó esas imágenes de sus resultados de búsqueda. Pero siguen ahí.

Y aunque las famosas sean la diana preferida por el momento, esto es algo que puede pasarle a cualquiera. El programador solo necesita imágenes y vídeos de la víctima que le sirvan de referencia y los puede encontrar fácilmente en cualquier red social que tenga un perfil público. Hay foros sobre deep fakes donde se reúne toda una comunidad de usuarios dispuestos a generar este tipo de contenido.

  • Y no hay forma de combatirlo

Por el momento, el vacío legal existente facilita que este contenido prolifere. Y, aunque hay algunas iniciativas privadas orientadas a combatirlo, por el momento no han resultado efectivas. La única opción en la que se está trabajando es en desarrollar un sistema para detectar las imágenes manipuladas. La misma tecnología que facilita la existencia de estos vídeos hiperrealistas pero falsos es la que hace posible que cualquier ciudadano de a pie pueda detectarlos con un smartphone. Varias startupshan desarrollado aplicaciones móviles que utilizan algoritmos para averiguar si una fotografía o un vídeo han sido manipulados, como Serelay y Truepic, que utilizan algoritmos que verifican automáticamente las fotos cuando se captan.

Su idea es convertir algún día su tecnología de verificación en un estándar de la industria para las cámaras digitales. Si esto se aplicara a Facebook o Snapchat la repercusión sería mayor. “Una imagen inalterada publicada en las redes sociales podría recibir automáticamente una marca de verificación, como una credencial de verificación de Twitter, lo que indica que coincide con una imagen en su base de datos”, explica el MIT.

FUENTE: DIARIO EL PAÍS / RETINA .

Las ‘startups’ se rebelan contra el plástico

Diferentes iniciativas, como Plastic Bank y The Ocean Cleanup, luchan contra la contaminación de este material mediante el uso de tecnologías que abarcan desde ‘blockchain’ hasta algoritmos.

Comemos microplásticos. Aunque no los veamos, cuando el marisco y el pescado llegan a nuestra mesa, ahí están silentes para viajar por nuestro estómago. No se trata de que la dieta mediterránea se haya vuelto loca y su menú incluya ahora una ingesta recurrente; pero para los peces y otros animales forman parte de su alimentación diaria. “Afecta a los seres humanos porque los plásticos absorben toxinas. El 100% de los mejillones que hemos analizado contienen microplásticos. Esta contaminación no conoce fronteras. Invade también lagos, ríos, montañas y valles”, afirma Tod Hardin, director de operaciones de Plastic Oceans International. Ante esta situación, varias startups han izado la bandera en favor del medio ambiente como eje del negocio.

Pese a que no existe una cifra cerrada que cuantifique cuánta basura de plástico viaja por la Tierra, especialmente por los mares, la mayoría de estudios baraja entre ocho y 15 millones de toneladas. Una iniciativa que se ha puesto manos a la obra para rebelarse contra esta contaminación la encabeza David Katz, CEO y fundador de Plastic Bank. Con la ayuda de blockchain y un sistema de tokens, monetiza y recicla los residuos que recoge en instalaciones distribuidas, sobre todo, en países con altos niveles de pobreza. “Permitimos el intercambio de plástico por dinero, bienes o criptomonedas. Con nuestro sistema, todo se puede comprar usando desechos plásticos. Desde la matrícula escolar hasta el seguro médico”, añade Katz.

Para comprender mejor el funcionamiento de Plastic Bank, su fundador pone el ejemplo de cómo operan en Haití, un país asolado por un terremoto en 2010. La protagonista de su historia es Lisa Nasis, una recolectora de plástico que ha convertido esta actividad en su fuente de ingresos. Al concluir su jornada laboral, tras ir puerta a puerta recogiendo estos residuos, acude a la startup para pesar y detallar la calidad de lo recabado. “Le transferimos el valor del plástico a una cuenta electrónica de ahorros en la que revaloriza el precio del material. El plástico social es el bitcoin de la Tierra y está al alcance de todos”, detalla.

El proyecto emprendido por Kratz todavía tiene una fase más para cerrar el modelo de economía circular que preconiza –y obtener rentabilidad en su particular lucha medioambiental–. Todo el plástico recolectado lo tratan y reciclan para su posterior venta a terceros, como Marks and Spencer, Shell y Henkel. Esta última organización, por ejemplo, se ha comprometido a emplear anualmente 100 millones de kilos de este “nuevo” material. “Si cualquiera de nosotros compra champú o jabón para la ropa con envases de plástico social, estaremos contribuyendo indirectamente a eliminar los residuos que van a parar al mar y, al mismo tiempo, aliviaremos la pobreza”, zanja.

Algoritmos que aprovechan las corrientes marinas

Pocas dudas quedan de que los mares son uno de los grandes perjudicados de la utilización de plásticos de un solo uso, como los bastoncillos de algodón y los envases. Como aseguró la propia directora de océanos de Naciones Unidas, Lisa Svensson, estamos ante una crisis planetaria que arruina el ecosistema marino. Para combatirla, en 2012 nació The Ocean Cleanup, una startup estadounidense que promete limpiar hasta la mitad de los desechos plásticos del Pacífico en cinco años a base de algoritmos, energía solar, buques, redes y corrientes marinas. “Los satélites ayudan a localizar estos desperdicios y el big data y la visualización de datos facilita que comprendamos mejor la gravedad del problema”, sostiene Hardin.

La mezcla en una coctelera de todos estos elementos, entre tecnológicos y clásicos, dotan de sentido a The Ocean Cleanup. Su solución se basa en una red en forma de u, de unos 600 metros de largo por tres de profundidad, que aprovecha las corrientes marinas circulares y los vientos para recoger todos los plásticos vertidos. Cuando ha alcanzado su máxima capacidad, unos buques tiran de cada extremo de esta red y transportan los residuos a tierra para su posterior reciclaje. Pero, ¿dónde colocamos estas barreras? “Un algoritmo determina las mejores localizaciones para favorecerse de los movimientos de las corrientes autónomamente. Esto nos permite controlar con información en tiempo real saber la trayectoria de la instalación y su comportamiento”, explican desde la startup.

Para el funcionamiento de este engranaje, puesto ya en marcha en la bahía de San Francisco –denominado System 001–, probado previamente en el mar del Norte y parecido a la creación de una nueva línea de costa, no hace falta ninguna fuente de energía externa. Los dispositivos electrónicos instalados se nutren de la radiación solar. Aparte, con todo el big data que analizan en la recogida de los residuos, perfeccionan el algoritmo de ubicación y mejoran la tecnología necesaria para maximizar los resultados. Mares y océanos se han convertido en un terreno líquido donde diferentes startups, ayudadas por la transformación digital, han comenzado su particular rebelión contra la contaminación de los plásticos y su andadura empresarial.

La economía circular que dejará atrás el uso del plástico

Aparte de dar una nueva vida al plástico con su reciclaje, Tod Hardin, director de operaciones de Plastic Oceans International apela al supuesto virtuosismo de la economía circular para que este material deje de ser un problema medioambiental. En su opinión, si los consumidores dejan de utilizar estos plásticos de un solo uso, las empresas cambiarán sus modelos de negocio e invertirán el dinero en tecnologías más avanzadas que sean una alternativa real. “Estamos a favor de aquellos que se emplean en el largo plazo. Para la medicina o la automoción son fundamentales. Se emplean adecuadamente y tienen un papel fundamental para el progreso. La concienciación ha de venir en los demás, como en los embalajes”, concluye Hardin.

FUENTE: DIARIO EL PAÍS / RETINA Por Jorge G. García .

SPECTRE Y MELTDOWN. Un superfallo en las cpu’s de ordenadores y teléfonos.

La noticia ha causado días atrás un gran revuelo, y aunque ha dejado de ser portada de los principales periódicos sigue siendo igual de importante. A continuación vamos a tratar de contaros, sin entrar en tecnicismos, de que se trata este asunto.

VULNERABILIDADES EN LAS CPU’S

Se ha descubierto una vulnerabilidad mediante la que un atacante podría acceder a datos privados, ya sea una CPU (pieza interna de los ordenadores y teléfonos),  de Intel,

CPU (procesador)

AMD o ARM, todos los principales fabricantes se han visto afectados.

Hace ya muchos años que los fabricantes buscan ofrecer mayor velocidad en este componente, uno de los más caros a la hora de adquirir un dispositivo como los comentados. Por esta razón integran en las CPU un sistema denominado SE con el que el procesador puede ir acometiendo tareas que probablemente harán falta más tarde, con objeto de evitar retardos. Y resulta que este método tiene serias vulnerabilidades de las que se pueden aprovechar con los ataques “Spectre” y “Meltdown”. Resumiendo mucho: “Meltdown” anula el mecanismo fundamental de separación entre los programas que ejecutamos y el sistema operativo; de “Spectre” existen miles de variaciones, y todas permiten que los programas se puedan espiar entre ellos.

SOLUCIÓN

Descrito el problema, tendría que haber una solución, pues en este caso está complicada.

La primera es instalar las actualizaciones de seguridad que vayan sacando los fabricantes de CPU’s, que se pueden encontrar en las páginas de los diferentes fabricantes. Esto a priori  hay que hacerlo con mucho cuidado y teniendo conocimientos de informática.

Cómo mínimo hay que instalar la actualización que están distribuyendo también los fabricantes de sistemas operativos, Microsoft lo está haciendo para Windows en estos días.

Las medidas comentadas ayudan a mitigar  (ojo, solo a mitigar, no a anular), los riesgos que traen las amenazas descritas.

Los antivirus para este caso no protegen,  es más, los fabricantes de antivirus tienen que crear una modificación en los mismos para que las actualizaciones mencionadas que combaten “Meltdown” y “Spectre” sean compatibles con sus productos. Sin esa modificación los usuarios no recibiremos la protección frente a fallos de las CPU, ni futuras actualizaciones de seguridad para este dispositivo.

RALENTIZACIÓN DEL PC/TELEFONO (CONSECUENCIA DE LA SOLUCIÓN)

Intel (uno de los principales fabricantes de CPU’s) ya ha anunciado que las medidas tomadas contra las vulnerabilidades casi seguro afectarán al rendimiento de los procesadores, es decir, que los equipos irán más lentos.

En su inmensa mayoría la pérdida de rendimiento estimada se cifra en un 2%. Microsoft ya ha cuantificado que los usuarios de Windows 7 y Windows 8, así como los que tengan Windows 10 con procesadores Intel más antiguos, lo van a notar.

COMO COMPROBAR (FÁCILMENTE) SI EL ORDENADOR ESTÁ EN PELIGRO

Se puede utilizar la herramienta gratuita que ofrece esta página. Pasos a seguir:

  1. Hacer clic sobre imagen
  2. Clic sobre el botón “DESCARGA & USO GRATIS”
  3. Se descargará un archivo .exe (ejecutable)
  4. Hacer doble clic sobre él.
  5. La primera pantalla que aparecerá es esta:
  6. Clic en “Iniciar el control de seguridad”, la siguiente pantalla será:

Y la siguiente:

Si os da una vulnerabilidad como en el caso de arriba, hacer clic en “¿Qué debería hacer?” os lleva a una página de  Ashampoo donde se recogen muy bien las recomendaciones a seguir.

En fin, no es por bajar la moral, pero para este caso tecnológicamente hablando, el panorama está negro. La Tecnología tiene grandes ventajas, pero a veces, puede acarrear problemas importantes.

FUENTE: CENTRO CULTURAL.