Archivo de la etiqueta: Albarcas

Ilusión en La Venta Fresnedo. VII Subida en Albarcas al Monte Arria.

(incluye vídeos con una entrevista que transmite emoción a Pedro Fernández y Mónica Collado,  ruta y cante en el prau de la fiesta, también una galería de imágenes)

El pasado sábado día 5 de octubre acudimos a la VII Subida en Albarcas al Monte Arria que parte de La Venta Fresnedo hasta llegar al Jedillu, invitados por Pedro Fernández y Mónica Collado,  organizadores del evento. Disfrutamos realizándola junto con más de un centenar de personas que acudieron a la cita.

Foto de grupo en el Jedillu

Algunos de los asistentes al evento

FUENTE: CENTRO CULTURAL DE VALDERREDIBLE. TEXTO, IMÁGENES Y VÍDEOS:  JORGE MURILLO Y COVADONGA MORATO.

VÍDEOS DE:

ENTREVISTA A PEDRO FERNÁNDEZ Y MÓNICA COLLADO

 FRAGMENTOS DE LA RUTA

CANTE EN EL PRAU DE LA FIESTA

GALERÍA DE IMÁGENES

(clic en cualquier imagen para verlas en modo presentación)

FUENTE: CENTRO CULTURAL DE VALDERREDIBLE. TEXTO, IMÁGENES Y VÍDEOS:  JORGE MURILLO Y COVADONGA MORATO.

 

IV Ruta en Albarcas de Pie de Concha. Cuidando las tradiciones.

(incluye vídeos de la ruta y de cantes en Pujayo, también una galería de imágenes)

El pasado sábado día 24 acudimos a la IV Ruta en Albarcas de Pie de Concha (dos kilómetros y medio de subida y otros tantos de bajada entre las localidades de Pie de Concha y Pujayo), invitados por Silvia Fernández, persona vinculada al equipo de la Organización. Disfrutamos realizándola, en albarcas por supuesto, junto con más de un centenar de personas que acudieron a la cita.

Foto de grupo en Pujayo

Al evento acudieron el presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, el vicepresidente y consejero de Cultura, Pablo Zuloaga,  la consejera de Presidencia, Paula Fernández,  el alcalde de Bárcena de Pie de Concha, Agustín Mantecón, así como otros miembros de la Corporación local.

Miguel Ángel Revilla y la coeditora de medios digitales del Centro Cultural de Valderredible, Covadonga Morato

La ruta está encuadrada dentro de los actos conmemorativos de la festividad de Nuestra Señora de Consolación, con una merecida fama también por sus encierros, declarados de Interés Turístico Regional.

Silvia Fernández del equipo de la Organización
Algunos de los asistentes al evento

Hizo calor (mucho) durante la ruta.
Foto de grupo en Pujayo

FUENTE: CENTRO CULTURAL DE VALDERREDIBLE. TEXTO, IMÁGENES Y VÍDEOS:  JORGE MURILLO Y COVADONGA MORATO.

VÍDEO DE LA RUTA

TONADAS EN PUJAYO

GALERÍA DE IMÁGENES

(clic en cualquier imagen para verlas en modo presentación)

FUENTE: CENTRO CULTURAL DE VALDERREDIBLE. TEXTO, IMÁGENES Y VÍDEOS:  JORGE MURILLO Y COVADONGA MORATO.

 

Pedro Pablo Cosío, también albarquero.

Hace unos días estuvimos con un buen amigo, Pedro Pablo Cosío de Puentenansa (municipio de Rionansa en Cantabria), que no enseñó en exclusiva la talla de un campanu, en este reportaje nos muestra su otra pasión: la construcción de albarcas.

PREGUNTA: ¿De dónde te viene esta afición?

RESPUESTA: Me viene seguramente de familia,  aunque ningún familiar directo hace albarcas, sí que las hacen primos y tíos segundos.

P: ¿Quién te enseñó?

R: Los inicios fueron por mi cuenta, empecé a hacer albarcas dada la fijación que tenía de toda la vida por hacerlas. Después comencé a ir a visitar a gente que las hacía desde hace mucho, como Hilario en Lafuente, u otro hombre que las hace aquí en Puentenansa, Manolo, y muchos ratos los pasé con Amado el de Carmona.

Aprendí solo, pero me fui perfeccionando con estas otras personas ya mayores y albarqueros de muchos años.

P: ¿Qué tipo de maderas utilizas para hacer las albarcas?

R: Normalmente utilizo abedul, también nogal y alisa, pero lo más común el abedul, y los tarugos de avellano.

P: ¿Qué función tienen los tarugos?

R: Se camina sobre ellos, y depende del uso hay que cambiarlos con mayor o menor frecuencia.

P: ¿Cuánto tiempo te lleva hacer unas albarcas?

R: Teniendo ya la madera en el taller, unas veinte horas aproximadamente.

P: ¿Qué diferencias hay entre unas albarcas buenas y unas malas?

R: Una albarca buena lo que tiene que tener es una buena casa (donde se introduce el pie),  que sea cómoda, que alguien que no haya andado nunca en albarcas, se las ponga y que vea que realmente es un calzado cómodo. Después, como detalles añadidos, una albarca bien hecha, por donde quiera que la mires, se tiene que saber de qué pie es.

P: ¿Le dedicas mucho tiempo a esta afición?

R: Ahora no,  por cuestiones de trabajo no puedo dedicarle todo el tiempo que quisiera, pero durante unos cuantos años atrás sí que le he dedicado muchas horas. Solamente para aprender le dediqué muchísimas horas.

P: En un video que hemos encontrado, hemos visto que has viajado, ¿lo has hecho por esta afición tuya?

R: Normalmente los viajes que hice, por esta afición, fue siempre contratado por Turismo de Cantabria, estaba siempre en el stand de Cantabria o de Saja-Nansa, tenía un espacio donde hacía las albarcas y la gente me veía.

P: ¿Has viajado por España y también fuera?

R: He estado en Santander, Bilbao, Logroño, Valladolid, Madrid y Barcelona, fuera de España en Francia, en Alemania en varias ocasiones, en Bélgica, Inglaterra e Italia.

Empecé en Fitur en 1995 y continué yendo durante muchos años.

Como anécdota final puedo contaros que la reina Sofía se probó unas albarcas mías uno de los años que estuve en Fitur.

FUENTE: CENTRO CULTURAL DE VALDERREDIBLE / TEXTO: COVADONGA MORATO / FOTOGRAFÍAS: JORGE A. MURILLO.

NOTA: Como hacemos de vez en cuando, comentaros que no cobramos un solo euro por la publicidad que aparece al final de nuestros post, es producto de trabajar con la parte gratuita de WordPress… quid pro quo.

Amado Gómez, de Carmona(Cabuérniga), albarquero. Una leyenda.

Parece que casi todos, por no decir todos los albarqueros coinciden en esto: Amado Gómez (fallecido en 2007), de Carmona (Ayuntamiento de Cabuérniga), ha sido el más grande, y difícilmente volverá a haber uno como él.  Allá que nos fuimos hace unos días con Hilario González el albarquero de Lafuente de Lamasón, para conversar un rato con la familia de Amado.

Amado trabajando unas albarcas. Fotografía cortesía de Hilario González .
Monumento a Amado en el centro de Carmona

SUS COMIENZOS

Empezó a tallar albarcas con siete años tomando como referencia y maestro a su padre, así como a otros albarqueros. Entre su padre y él llegaban a hacer hasta cuarenta pares en dos días.

La materia prima, la madera, la obtenía del Monte de Arria y la zona de Saja.  Preparaban las albarcas en bruto, y las traían en burro a Carmona.

MÁXIMO APROVECHAMIENTO

Para aprovechar al máximo su estancia en el monte, los albarqueros trabajaban de día y en ocasiones hasta muy entrada la noche. Las hacían durante todo el año menos en verano, cuando había que ir a la hierba.  Las mujeres colaboraban llevándoles la comida al Arria.

El atardecer en Carmona, en una imagen poco vista.

UN DON NATURAL

Amado tenía un don natural que le distinguía (y distinguirá) del resto. Sin marcar el dibujo comenzaba a tallar, ese don le permitía incluso hablar mirando a su interlocutor mientras realizaba el dibujo… ¡sin equivocarse lo más mínimo!

Y hacía maravillas como estas:

(Clic en las imágenes para verlas en grande)

O estas otras:

A continuación os dejamos más imágenes que tomamos durante la visita:

Báscula donde pesaba Amado sus albarcas

Se da la circunstancia de que ¡¡sus albarcas siempre pesaban lo mismo!!, tanto la derecha como la izquierda de cada par ¿suerte? o ¿quizás mejor sería decir que tenía una destreza suprema?

 

 

 

HERRAMIENTAS QUE UTILIZABA

AGRADECIMIENTOS

Muchas gracias a Begoña, por habernos dedicado su tiempo mostrándonos las albarcas, así como facilitándonos las notas que aparecen en este artículo. Y a Hilaro por habernos acompañado y haber hecho de embajador ante la familia de Amado.

Hoy en día es imposible conseguir un par de albarcas hechas por Amado, que se convirtió hace tiempo en una leyenda.  Imposible, porque quien las tiene no se deshace de ellas.

TEXTO DE MIGUEL ANGEL REVILLA

A continuación reproducimos el texto que escribió el Presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla Roiz, publicado en el Diario Montañés  pocos días después de morir Amado:

Es curioso como me enteré ayer de la muerte de Amado Gómez. Era el Día de Cantabria y paseando, a las once de la mañana, por Cabezón de la Sal, saludé a un niño que iba en albarcas. Le dije: ¿A que te las ha hecho Amado? Me contestó que sí y el padre me comunicó que acababa de morir. Las albarcas de Amado las identificaba yo entre todos los grandes albarqueros de Cantabria, como un experto en moda identifica una prenda de Versace o de Loewe.

Era mi albarquero. Mis primeras albarcas me las hizo en los años 60, de abedul. Las subasté para la Operación Mali, que organizó EL DIARIO MONTAÑÉS y Canal 8.

Alguien pagó por ellas 680.000 pesetas, yo tenía otras del mismo autor hechas en los años 70.

Pasados unos meses de aquella subasta, me llamó Amado un día para decirme que tenía terminadas unas de lujo de nogal negro como compensación a la propaganda que le había hecho. Son las que llevo ahora en los grandes acontecimientos: Subida a San Cipriano, Subida al alto de la Montaña, el Día de San Blas…

Como buen carmoniegu era un genio de la Zuela o una simple navaja. En Carmona todos son artesanos, lo llevan en la sangre. Los largos meses de soledad en Sejos les convirtió en escultores de la madera con una simple navaja.

Carmona y Cantabria pierde una imagen de otros tiempos que veíamos todos los días frente a la puerta del Bar Pepe: Amado construyendo las más primorosas albarcas del mundo y dando amena respuesta a las preguntas de curiosos y turistas.

Me ha afectado muchísimo la muerte de este amigo singular, por eso ayer acudí a su entierro y subí al cementerio de San Pedro acompañando sus restos ataviado con las últimas albarcas que me regaló como homenaje a una leyenda de nuestra Cantabria Rural que se nos fue con una parte importante de su historia y sus tradiciones.

¡Seguiré paseando tus albarcas, querido Amado, hasta el fin de mis días!

FUENTE: CENTRO CULTURAL DE VALDERREDIBLE Y DIARIO MONTAÑÉS / Covy Morato y Jorge Murillo

FOTOGRAFÍAS: CENTRO CULTURAL DE VALDERREDIBLE / Covy Morato,  Jorge Murillo e Hilario González.

V Subida en albarcas al Monte Arria, allí estuvimos.

Una año más con la colaboración de los Excelentísimos Ayuntamientos de Lamasón y  Herrerías,  el pasado siete de octubre se celebró La quinta Subida en albarcas al Monte Arria.

Albacas hechas por Hilario González,  del pueblo de Lafuente (Lamasón)

Un evento eminentemente tradicionalorientado a mantener el uso lúdico de este tipo de calzado.

A las 10:30 horas había que estar listos y con las albarcas puestas en el “Prau de la Fiesta” en la Venta Fresnedo, para subir a Jedillu un prado no muy grande con una antigua casa de pastores; las vistas allí son espectaculares, y más con el extraordinario día que tuvimos.

 

 

 

El trayecto de casi cinco kilómetros de longitud, discurre en su mayor parte por una pista forestal que este año, producto de las recientes lluvias, estaba jalonada de charcos y diversos tramos de barro, lo que no daba ningún problema para los que calzábamos albarcas.

(Clic en una foto para abrir la galería, pulsar la tecla Escape para volver al Blog o pasa el puntero del ratón por las fotos para ver el texto asociado, no todas lo tienen)

Al culminar la subida, ya en el Jedillu, se podían reponer fuerzas a base de panceta, queso picón agua y “vinu”, que con gran diligencia servían un grupo de voluntarios y voluntarias. Sigue leyendo V Subida en albarcas al Monte Arria, allí estuvimos.

Andrés Rebanal. Artista de la madera y la piedra

Hace menos de un mes tuvimos la fortuna de dar con Andrés Rebanal, en el pueblo de Selores (Cantabria), donde vive.

Andrés Rebanal

Andrés es un magnífico tallista de la madera y la piedra, como vais a poder comprobar por las imágenes que se muestran a continuación. (Galería completa de imágenes al final del post)

Detalle de unas albarcas
¿Estela cántabra con adornos?

Nos resultó un caso extraordinario ya que el arte que desborda por sus privilegiadas manos no lo ha aprendido de nadie, es autodidacta; comenzó a trabajar la madera y la piedra desde joven por pura afición. Decíamos que el arte desborda por sus manos, pero nace en su mente donde idea unas tallas singulares, realmente bellas. Sigue leyendo Andrés Rebanal. Artista de la madera y la piedra

Hilario González, uno de los últimos albarqueros de Cantabria

Hace unos días Hilario González,

Hilario González
Hilario González

uno de los últimos albarqueros (*1) de Cantabria tuvo la amabilidad de recibirnos en su domicilio del pueblo de Lafuente, donde reside, en el municipio de Lamasón.

A continuación dejamos constancia de las notas tomadas durante la entrevista mantenida con él, así como de una serie de fotografías que pudimos hacer durante la misma.

Comenzó a hacer las albarcas(*1) a los 14-15 años  por necesidad ya que era el único calzado que había en el Valle de Lamasón. Casi todas las personas hacían albarcas, para auto consumo y para vender,  era otra fuente de ingresos.

Si bien se utiliza nogal, la mejor madera es la de abedul.

Albarcas en su fase inicial
Albarcas

La llegada de las “katiuskas” como calzado alternativo supuso una revolución.

(El motivo por el que las botas de agua en España se conozcan popularmente con el nombre de ‘katiuskas’ proviene de una famosa zarzuela (genero de teatro lírico) escrita por Emilio González del Castillo y Manuel Martí Alonso y música compuesta porPablo Sorozábal, que se estrenó en el Teatro Victoria de Barcelona el 27 de enero de 1931.

Dicha obra musical llevaba como título ‘Katiuska, la mujer rusa’ y la protagonista principal aparecía en escena provista de unas botas altas de media caña.

La popularización de dicha pieza teatral hizo que rápidamente a las botas de agua se les comenzase a llamar ‘katiuskas’ debido a que muchas eran las mujeres que acudían a la zapatería y pedían ‘unas botas como las que lleva Katiuska’.)

El mejor albarquero que Hilario ha conocido fue Amado del pueblo de Carmona.

Amado, albarquero ya fallecido, de Carmona.
Amado, albarquero ya fallecido, de Carmona.

 Hilario se desplazaba a Carmona para copiar su manera de trabajar. Conserva el primer dibujo que le regaló Amado, su técnica era tan depurada y su habilidad tan extrema que podía hacer la talla de la tapa (parte delantera de la albarca), sin necesidad de mirar; y ahora que se menciona la talla, el dibujo tiene que ser simétrico a la punta de la albarca.

Antiguamente las albarcas se ponían sin tallar, se hacían para el día a día.

A Hilario la  tradición se la transmitieron sus abuelos. En la actualidad está enseñando a dos personas de pueblos cercanos.

(Las albarcas que aparecen a continuación tienen unos 125 años, están hechas por Hilario Fernández, su abuelo)

Albarcas antiguas
Albarcas antiguas

Los hombres aprovechaban la primavera y el otoño mientras cuidaban el ganado, para hacer las piezas en bruto dentro de los tombos (cuevas que había en el monte), las mujeres les llevaban la comida en burros, dado lo agreste del terreno. Las acababan ya en las casas, en las cocinas.

Hilario tarda tres días en terminar un par de albarcas que  tienen que ser parejas. Si de las dos sale una buena y otra menos buena de apariencia, hay que igualar la que ha salido mejor a la menos buena.

GALERIA DE FOTOS

(haciendo clic en imagen se abre el modo presentación, para salir pulsar la tecla <Esc>)

*1 Si bien el término según el diccionario de la Real Academia de la Lengua es abarca o abarquero, popularmente se incluye la letra “l” después de la primera “a”.

FUENTE: CENTRO CULTURAL DE VALDERREDIBLE .

Artesanos de Cantabria – Hilario, el albarquero – Cómo se hacen albarcas (subtitulado en inglés)

¡Cosas de nuestra tierra!, !!no os perdáis el vídeo!!

(enlace a entrevista con Hilario González al final del post)

Hilario, uno de los últimos albarqueros de los de verdad que quedan en Cantabria. Se pasa el tiempo fabricando albarcas en su pequeño taller de La Fuente; un precioso pueblecito del Valle de Lamasón.

Echar una tarde con él es aprender de la vida, de la experiencia de años de lucha y superación, de cómo afrontar los nuevos retos con ilusión y esfuerzo; un pequeño video que acaba con una gran moraleja “si no te intentas superar día a día, estarás destinado a la mediocridad“.

La albarca era un calzado tradicional utilizado en Cantabria y zonas contiguas, hechas de madera de abedul principalmente.

Captura
Clic en la imagen para ver el vídeo

Hilario, one of the last truly albarqueros of remaining in Cantabria. He spends his time making albarcas in his small workshop in La Fuente, a charming village in Lamasón Valley.

Spending an afternoon with him is to learn from the life experience of years of struggle and overcoming, of how to face new challenges with enthusiasm and effort, a little video that ends with a big moral “if you do not try to overcome every day , you will be destined to mediocrity
The traditional footwear albarca was used in Cantabria and adjacent areas, made from birch wood.

Enlace a la entrevista que nos concedió Hilario haciendo clic en la imagen

Entrevista con Hilario González

 

 

 

 

Aportación: Milagros Hernández .