Archivo de la categoría: Tecnología

Humanidades digitales ‘Networking’ en el Siglo de Oro: así se tejían las redes de colaboración entre dramaturgos

¿Qué pasa cuando se aplican métodos digitales al estudio del teatro español del siglo XVII? Que surge una red social en la que Calderón de la Barca y Lope de Vega ni pinchaban ni cortaban.

Si todos al nacer tuvieran jurisdicción para elegir sus fortunas, nadie sería inferior”, sentencia la dama Elvira. Sus palabras llevan más de trescientos años escritas. Congeladas en el texto de la comedia titulada El Rey Don Enrique el Enfermo, que no es obra de un solo autor, sino de nueve. En esta obra buscaron fortuna Agustín Moreto, Antonio Coello, Antonio Martínez de Meneses, Francisco de Rojas Zorrilla, Jerónimo de Cáncer, Juan Coello y Arias, Juan de Zabaleta, Pedro Rosete y Sebastián de Villaviciosa.

Es una muestra algo tardía de un fenómeno común en el Siglo de Oro: las comedias colaboradas que unieron a una larga lista de dramaturgos en una sólida red de producción literaria conjunta. La estructura de ese entramado es ahora visible gracias al estudio de Alejandra Ulla Lorenzo y Elena Martínez Carro, investigadoras del grupo de Humanidades Digitales Aplicadas de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR). “Al iniciar nuestro estudio sabíamos que algunos dramaturgos habían participado con mayor frecuencia que otros en la composición de este tipo de piezas gracias a los estudios individuales sobre la obra de estos autores y, aunque intuíamos que no todos habían trabajado con todos desconocíamos por completo cuál era el panorama global de la red”, admiten. “Las comedias escritas en colaboración, un tipo de obras poco conocidas entre el público general, pero que encierran una forma de trabajar el teatro de la época”.

Datos del grafo compartidos por Alejandra Ulla y Elena Martínez, investigadoras de la Universidad Internacional de La Rioja.

¿Cómo se tejió esta red? En los círculos de la Corte. “Este espacio les proporcionaba la oportunidad de participar en diversos tipos de eventos culturales, como certámenes, justas, academias y, por supuesto, teatro en sus múltiples formas”, señalan las investigadoras. De un tiempo para acá, a estas prácticas, popularizadas hacia 1622, las llamamos networking. Entonces, como ahora, eran una manera de buscarse las castañas. “No hay duda de que estos grupos generaron una actividad socioeconómica durante el siglo XVII que concitó a varios autores profesionales que se reunían para formar relaciones, crear y desarrollar nuevas oportunidades de negocio y buscar nuevos clientes en los distintos espacios teatrales de la Corte madrileña”, confirman las autoras del estudio.

El grafo, con los autores enlazados en función de las comedias a las que contribuyeron, constituye un retrato de la época que no es fácil de pintar. Las obras de la época y sus respectivos autores no están precisamente estructurados en una base de datos de consulta rápida. Antes de empezar, Ulla y Martínez tuvieron que reconstruir y actualizar el corpus de comedias escritas en colaboración: “Esta tarea supuso un primer escollo por los problemas de autoría que presentan estos textos”. Esta complejidad, explican, es común a todo el teatro del siglo XVII, pero ha empezado a salvarse en los últimos años gracias a la estilometría. “Analiza los problemas de autoría utilizando la frecuencia de rasgos estilísticos léxicos de un autor en comparación con todas sus obras autorizadas y las obras de sus contemporáneos”.

Las comedias colaboradas surgieron “casi como un si de un juego colaborativo se tratase”, pero resultaron de gran utilidad para quienes tomaban parte en ellas. Por un lado, aligeraban el proceso creativo y permitían satisfacer más rápido la elevada demanda. Como las obras solían tratar temas conocidos para todos quienes participaban en la escritura podían repartirse las tareas y organizar rápidamente la composición. Por otro lado, combinar ingenios abría puertas. “Posibilitaba en muchas ocasiones acceder a los círculos cortesanos que, lógicamente, granjeaban una mejor posición a estos dramaturgos”, señalan.

Calderón de la Barca, en segundo plano

Ulla y Martínez han encontrado una anomalía los corrillos del networking literario del siglo XVII: “La posición de los dramaturgos canónicos no es tan central como cabía esperar”, explican. En el caso de Calderón de la Barca, que tomó parte en trece de las 149 obras que recoge el grafo, frente a autores como Juan de Matos Fragoso, que colaboró en 50 comedias. “Más bien parece que los dramaturgos más consolidados, como por ejemplo Calderón de la Barca, tenían en la Corte una posición suficientemente fortalecida a través de la composición de comedias individuales para grandes festejos como para no necesitar participar en este tipo de comedias y, cuando lo hizo, seguramente fue por compromiso”.

En el caso de Lope de Vega, que solo tomó parte en una de las obras, las investigadoras se inclinan más por una cuestión de líneas temporales. “Pertenece a una generación anterior y a ello se suma su muerte en 1635”, señalan en el estudio. Al otro extremo, junto a Juan de Matos Fragoso, destacan otros nombres no tan encumbrados en el Olimpo del Siglo de Oro, como Jerónimo de Cáncer o Luis de Belmonte. “Muchos de los autores considerados menores por la crítica ocupan una posición privilegiada en el grafo, como ocurre en el ejemplo de Juan de Matos Fragoso, o establecen con otros dramaturgos relaciones de interés que abren la puerta a nuevas investigaciones. Son escritores que, a pesar de no gozar de gran prestigio, dominaron la red social teatral del momento”.

Fuente : EL PAÍS / Montse Hidalgo Pérez / Olivia L. Bueno (Vídeo) . 

 

Miguel Ángel González, sacerdote de Unquera: “El confinamiento me ha hecho descubrir que la soledad es dura”

Es una persona con inquietudes, innovador: graba, envía por WhatsApp y almacena sus misas en un Canal de YouTube. Sacerdote en Unquera(Cantabria) y paisajista por naturaleza (aunque él no lo sepa), combina su ministerio con una de sus aficiones: la creación y el cuidado de jardines. De un espacio yermo ha creado un precioso jardín, un espacio para el que en sus inicios tuvo la ayuda como él dice con orgullo, de gentes de iglesia y ateos, sin distinción alguna.

Miguel Ángel González, el padre Miguel Ángel, trabaja con ilusión cada día por llegar a sus feligreses ahora virtuales, y si le sobra tiempo cuida con mimo de su precioso jardín. Este cuatro de junio ha hecho veinticinco años como sacerdote. Afable y simpático se presta, no sin algunos nervios iniciales, a lo que es su primera entrevista (virtual).

¿ Cómo surge la idea de grabar y enviar la misa ?

Surgió porque pensé ¿qué podemos hacer los sacerdotes durante el confinamiento? ¿y qué pasa con los feligreses? Decidí grabar la misa y enviarla ya que de esa manera podía seguir en contacto con la mayoría de mis feligreses.

La primera vez que lo hice se prestó a colaborar Adela, la sacristana de Molleda, la misa está llegando a diversos pueblos de dentro y fuera de Cantabria. Hay gente mayor que no puede ir a la iglesia y es una manera de acercarme a ellos. De esta forma no me sentía tan solo y me animaba a celebrar la Eucaristía.

 ¿De qué manera te está ayudando  la tecnología en estos tiempos que corren?

Lo he comentado alguna vez: “prefiero estar dos horas a la hierba con alguien que ocupado con la tecnología”, es mi manera de decir que prefiero el contacto con la gente;  eso sí, la tecnología me ayuda a llegar a las personas.

Estuve un tiempo como capellán de unas monjas cirtercienses en León, que manejaban muy bien el ordenador, ellas decían que dabas a una tecla, y en un minuto lo que habías hecho lo podía ver medio mundo, fue lo que me hizo pensar en utilizar WhatsApp, ya que es una aplicación muy sencilla a la vez que conocida. Tenía que hacerlo fácil para los feligreses.

¿Procuras aprender tan deprisa como se van sucediendo los cambios?

No, porque soy una persona que me gusta estar más con la gente que estar a la última en tecnología, eso hace que me digan que soy un cura cercano.

¿Qué aplicación se necesita tener para ver tus misas?

WhatsApp es lo más sencillo para la mayoría de las personas. Aunque desde hace unos días también se pueden ver en un Canal de YouTube que me hizo un amigo, se llama “Semilla de esperanza”, como hay varios con el mismo nombre, lo mejor es buscarlo dentro de YouTube por: semilla de esperanza padre miguel angel, subo las misas cada vez que oficio, y también es posible suscribirse para estar al tanto de las  novedades.

(clic sobre la imagen para acceder al Canal del padre Miguel Ángel)

¿Cuándo se pueden ver tus misas?

Suelo grabarlas por las mañanas, (martes, miércoles, jueves, sábados y domingos), sin tener una hora fija. Siempre considero que los feligreses la concelebran conmigo aunque no estén presentes por las circunstancias actuales, da igual que sean sacerdotes o no, les siento participar.

¿Piensas seguir grabándolas y enviándolas cuando acabe la pandemia?

Mirad, en un principio decidí que al poder entrar ya en la iglesia dejaría de grabarlas y enviarlas, pero Adela me ha dicho que en México y en pueblos que no tienen misa, o no pueden ir a ella, desean que la siga enviando. Como cosa curiosa os diré que ahora mismo llega también a León, Valencia, Miami, Venezuela, Madrid… la están recibiendo entorno a doscientas cincuenta personas.

En estos tiempos solo pueden acudir a funerales un número reducidísimo de  personas, esas misas las tengo guardadas como oro en paño, ya que hacen que todos estemos arropando a los familiares del difunto, es una manera virtual de ayudar a la gente, de hacer pastoral, de estar unidos por la oración.

Felicitar un cumpleaños, un santo, algo por lo que pedir… las personas están siendo muy agradecidas y me animan a seguir.

El confinamiento me ha hecho descubrir que la soledad es dura, además estar casi tres meses sin feligreses lo ha hecho aún más duro.

FUENTE: CENTRO CULTURAL / COVADONGA MORATO Y JORGE A. MURILLO;

FOTOGRAFÍAS: MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ.

Canal del Centro Cultural, os animamos a visitarlo y suscribiros .

Desde la apertura en noviembre de 2018 de nuestro Canal de YouTube del Centro Cultural de Valderredible, la experiencia nos ha permitido enriquecernos con un enfoque más amplio basado en la integración del  formato vídeo dentro de nuestras actividades, implementando nuevas herramientas para garantizar mejores resultados, en el que vídeos de distinta temática conforman el Canal, que poco a poco va creciendo.

Vais a encontrar vídeos con temática de tradiciones, musicales, y de reportajes, entre otros.

clic en las imágenes para acceder al Canal.

 

Fuente :  Centro Cultural de Valderredible.

 

Casetes, BETAs y VHS: la BNE digitaliza tres décadas de cultura audiovisual española

Felipe V “posee un gran sentido de la rectitud, un gran fondo de equidad, es muy religioso, tiene un gran miedo al diablo, carece de vicios y no los permite en los que le rodean”. Así era, según el noble francés Louis de Rouvroy, el rey que inauguró la dinastía de los borbones en 1700 en nuestro país. La opinión de su coetáneo no es, sin embargo, compartida por historiadores posteriores que hablan de una personalidad compleja, de tendencia depresiva, adicto al sexo e incluso poco amigo de la higiene, a quien se conoció con los sobrenombres de “el Animoso” y “el Melancólico”, señal de una bipolaridad apuntada por algunos autores. Aquel rey que no quería reinar (aunque sigue siendo el monarca que más tiempo ha ocupado el trono de España), que llegó a dejar que sus uñas de los pies crecieran tanto que le impedían caminar o que sufría alucinaciones en las que pensaba que era una rana, no dejó sin embargo huella únicamente por sus locuras. También llevó a cabo reformas administrativas o educativas, y comenzó el acopio de fondos de la Biblioteca Nacional a través de un privilegio real que él mismo ordenó en 1712 y por el cual los impresores del reino estaban obligados a depositar en la Biblioteca Real (germen de la actual institución) un ejemplar de todos los libros editados.

Han pasado tres siglos desde aquella orden y hoy la Biblioteca Nacional, según afirma en su propia página web, alberga en sus dos edificios (el emblemático del Paseo de Recoletos en Madrid y el de Alcalá de Henares) un total de 32 millones de piezas contando libros, manuscritos, folletos, hojas sueltas, revistas, mapas, archivos audiovisuales, etcétera. Unos fondos de un valor incalculable entre los que se encuentran auténticas joyas como el Códice de Metz, un tratado de cómputo y astrología que data del siglo IX, y que es el manuscrito más antiguo de cuantos conserva la institución.

Para Ana Santos, directora de la Biblioteca Nacional, esta representa “toda la capacidad de creación y pensamiento que hemos sido capaces de genera en nuestro país durante tantos años”. Una memoria y una capacidad que, por la propia condición fungible de los formatos en que están registradas las obras, puede correr el peligro de perderse. De ahí la importancia del proceso de digitalización que la institución comenzó en el año 2009. Gracias a ello los ciudadanos van a poder acceder a todas las obras que estén en dominio público a través de plataformas digitales. Un mundo, como aclara Isabel Bordes, jefa de área de la Biblioteca Digital, que abarca “200.000 títulos y 25 millones de páginas” sólo en cuanto a los fondos escritos. Pero esta digitalización va más allá del papel, puesto que también los audios y los vídeos están siendo tratados para asegurar su preservación. Bordes cree que “el futuro de las colecciones digitales pasa por el presente” y su mayor preocupación es combatir la “obsolescencia programada”, esa peculiar condición de la tecnología que lleva a que sistemas operativos que ya no se utilizan o formatos obsoletos puedan dar al traste con millones de archivos haciendo que desaparezca la información. Una posibilidad que debe ser evitada a toda costa porque, como insiste Santos, las bibliotecas en el futuro deben ser lugares de referencia donde se preserve “esa necesidad de aprendizaje y de búsqueda de respuesta a los grandes interrogantes de la humanidad”.

FUENTE: DIARIO EL PAIS-VODAFONE/Edición:  Noelia Núñez | Mikel Aguirrezabalaga
Texto: José L. Álvarez Cedena

Los microplásticos también han llegado a las montañas

La cantidad de partículas plásticas en el Pirineo es similar a la de París o las ciudades industriales chinas

Ni las grandes montañas se libran del plástico. Un estudio ha hallado en lo más recóndito del Pirineo una concentración de microplásticos similar a la que se pueda encontrar en una capital como París o las industriosas ciudades chinas. Llevadas hasta allí por el viento, las partículas plásticas pueden recorrer muchos kilómetros hasta caer arrastradas por la lluvia o la nieve. En las cordilleras, valles y otros ambientes naturales podría estar el plástico que falta en las estadísticas.

De los 335 millones de toneladas de plásticos creadas en 2016, unos sesenta millones se hicieron en Europa, según datos del sector del plástico. Ese mismo año, llegaron a las plantas de reciclaje y basureros 27,1 toneladas. Aunque muchos materiales plásticos están diseñados para durar años o décadas (como los del salpicadero de un coche o los aislantes de muchos edificios), diversos estudios han estimado que un buen porcentaje acaba en el mar, los más optimistas hablan del 10% de la producción anual. ¿Dónde está el resto?

En la estación meteorológica de Bernadouze, en la parte francesa de los Pirineos, miden la temperatura del aire, la velocidad del viento y su dirección, la lluvia o la altura de la nieve si la hay. Pero durante cinco meses entre 2017 y 2018 también registró la cantidad de plástico que caía del suelo. Los resultados, publicados ahora en Nature Geoscience, muestran que hasta esta estación, situada a 1.425 metros de altura y alejada veinticinco kilómetros del primer pueblo digno de tal nombre, llega una media de 365 partículas por metro cuadrado y día.

“La cantidad de partículas de microplásticos encontradas al estudiar los remotos Pirineos está dentro del rango de la cantidad hallada en una megaciudad como París”, dice la investigadora del Laboratorio de Ecología Funcional y Medio Ambiente (EcoLab, con sede en Toulouse, Francia) y coautora del estudio Deonie Allen. En efecto, dos recientes estudios realizados en la capital francesa (aquí y aquí) recogieron un número de fibras de plástico comparativamente similar. También, la cifra supera la parte superior de la horquilla obtenida en Dongguan, una populosa ciudad china de más de 8 millones de habitantes, donde se está realizando un amplio estudio sobre la presencia de microplásticos en el aire que ha estimado un rango de entre 175 y 313 partículas por metro cuadrado y día.

Este nuevo trabajo encontró plásticos de casi todo tipo, fragmentos, fibras y filme, el usado en las bolsas de plástico. Identificaron algunos esféricos, pero su desgaste les impidió confirmar que fueran microesferas, que aún usan algunos cosméticos. En cuanto al tamaño, la mayoría de los fragmentos tenían un diámetro menor de 50 micras (milésima parte de un milímetro) y casi todas las fibras y filme no superaban las 100 micras de largo. Los plásticos más abundantes son el poliestireno y el polietileno. Ambos se usan para hacer bolsas y envases y, en teoría, son reciclables. Otra gran categoría, con el 18%, son las fibras de polipropileno, habituales en la industria textil.

El profesor de la Universidad de Tecnología de Guangdong, Jinping Peng, lleva años estudiando la contaminación atmosférica por microplásticos. Aunque no ha intervenido en el estudio de los Pirineos, recuerda que, en sus trabajos monitoreando las deposiciones en Dongguan y distritos de alrededor, la cantidad de microplásticos estaba relacionada con la densidad de población. “Pero puede haber otras razones que afecten a la abundancia de microplásticos, como la velocidad y dirección del viento que pueda explicar que haya una concentración similar de microplásticos en los Pirineos”, dice.

Dado que no hay grandes centros urbanos cerca que expliquen tal concentración, solo el transporte aéreo puede explicar que hayan llegado hasta allí. Estudios anteriores ya habían demostrado que las bacterias pueden viajar miles kilómetros hasta llegar a montañas como las de Sierra Nevada y las incursiones de polvo sahariano hasta el centro de Europa son bien conocidas. Los fragmentos de plástico pueden ser aún más pequeños que un grano de arena y las fibras y film aún tiene una mayor capacidad para flotar. Así que la respuesta estaría en el viento.

“Lo que podemos demostrar de manera inequívoca es que están siendo transportadas allí por el viento”, dice en una nota el investigador de la Universidad Strathclyde (Reino Unido) y coautor del estudio, Steve Allen. Usando un modelo alimentado con las velocidades y trayectoria de los vientos y los datos de deposición, pudieron estimar que las micropartículas llegaban hasta las montañas desde al menos 95 kilómetros de distancia. Pero Toulouse, Zaragoza o Barcelona están aún más lejos de esa distancia y con las dos segundas el plástico aún tendría que superar mucha más montaña. Es lo siguiente que quieren investigar, cuánto puede viajar el microplástico por el aire.

En Dongguan, una ciudad industrial china de 8 millones de habitantes, la concentración de microplásticos era menor que la hallada en el Pirineo

Para el investigador de la Universidad París-Est Rachid Dris, especializado en el estudio de los microplásticos en entornos urbanos, “estos pueden llegar a cualquier parte, como se ha comprobado en todos los hábitat, incluidos los más lejanos, como los lagos remotos o el Ártico, por lo tanto, ya se consideraba al aire como una importante ruta de transporte para microplásticos”·. No relacionado con este estudio, a Dris no le sorprende que ahora los hayan encontrado en los Pirineos. “Es evidente que las condiciones meteorológicas desempeñan un papel: los microplásticos probablemente sean transportados en los momentos de mayor viento y caen cuando aminora. Además, la nieve y la lluvia pueden provocar un arrastre que aumente la deposición de estos microplásticos”, añade.

Queda por saber cómo afectan los microplásticos a la salud humana. Encontrados ya en el intestino humano, todos los investigadores mencionados en este artículo creen obligado y urgente determinar el impacto de una bocanada de aire repleto de plásticos.

FUENTE: DIARIO EL PAÍS / MIGUEL ÁNGEL CRIADO

Robótica 2019 en Escalada, donde se funden Cantabria con Castilla y León.

En estos tiempos recuperamos un soplo de aire fresco con el vídeo del Proyecto de Robótica 2019 del CEIP San Miguel Arcángel de Escalada (Burgos) , quizás uno de nuestros preferidos.

Fuente : Centro Cultural de Valderredible. 

Una jornada de museos por el ciberespacio

Esta es una invitación a dar un paseo por Internet para visitar algunas exposiciones concebidas para ser disfrutadas exclusivamente desde el otro lado de la pantalla.

Una de las acepciones de museo es la de “edificio o dependencias destinados a la exposición, convenientemente ordenada, de objetos de valor relacionados con la ciencia y el arte”, pero el diccionario no siempre tiene por qué llevar la razón. Desde hace años, los museos están comprando parcelas en el ciberespacio y levantando sus estructuras en el terreno de lo virtual. En este Día de los Museos en el que un buen número de ellos permanecen cerrados, y los que están abiertos solo pueden permitir el acceso a un tercio de su aforo habitual, esta es una invitación a dar un paseo por Internet para visitar algunas colecciones y exposiciones concebidas para ser disfrutadas exclusivamente desde el otro lado de la pantalla.

Serpentine Galleries Online. Aunque la Serpentine Gallery está situada en pleno corazón de Londres, existe una segunda ubicación en el universo virtual. Ahí se organizan numerosas exposiciones y actividades que nada tienen que ver con las que tienen lugar en la sede física de la galería gestionada por el famoso comisario Hans Ulrich Obrist. No se trata de volcar imágenes o documentos relacionados con una exposición física, sino de producir contenidos específicos fundamentados en el lenguaje propio del arte digital. Entre las muestras recientes más visitadas de Serpentine Galleries Online se encuentra esta Catharsis, de Jakob Kudsk Steensen, un portal que introduce al visitante en un bosque virtual en el que uno debe perderse para poder volverse a encontrar. Otras propuestas incluyen una visita en realidad aumentada a los jardines londinenses de Kensington y Hyde Park (donde se encuentra la Serpentine), un paseo por el espaciotiempo de la mano de la artista Suzanne Treister y una vuelta alrededor del mundo en compañía de Olafur Eliasson.

Universal Museum of Art (UMA). El UMA llegó al mundo con un objetivo nada desdeñable: convertirse en el museo más visitado del mundo. Aunque es de origen francés, sus puertas están abiertas en todos los rincones del planeta a través de ordenadores, móviles, tabletas, smartphones y cascos de realidad virtual. Ante un panorama donde solo el 4% de la población global visita museos, sus responsables aseguran querer “democratizar” esta actividad. De ahí su acceso gratuito en cualquier momento y desde cualquier lugar. Dado que una media del 91% de los fondos de grandes colecciones como las del Rijksmuseum, el MoMA, el Metropolitan, el British Museum, el Louvre o el Pompidou se encuentran encerrados en los almacenes de estas instituciones, otra de las misiones que se ha marcado el UMA es la de superar esas barreras físicas y dar mayor “visibilidad” a todo ese arte que duerme en la oscuridad. No hay cola para ver sus exposiciones, y sus propuestas en realidad virtual y con visitas guiadas van desde el arte de Leonardo da Vinci hasta las caricaturas como “arma de difusión masiva”.

La Casa On. Como explica Lucía Casani, la directora de La Casa Encendida, hacía tiempo que desde este centro de promoción del arte y la cultura actuales pensaban en potenciar sus ya de por sí nutridas actividades online. El confinamiento se ha revelado como el contexto perfecto para volcar sus esfuerzos en Internet, un trabajo que ahora se estrena con el nombre de La Casa On. Se trata de un espacio para la cultura, la solidaridad, el medio ambiente y la educación, con propuestas como Pensiero, un rincón de pensar donde aportan sus reflexiones artistas, músicos y escritores como Juan Cavestany, Cristina Morales e Hidrogenesse; Escuchar: una sección de encuentros radiofónicos y Comprender, una iniciativa para invitar a la reflexión sobre los problemas que aquejan el mundo de hoy a través de entrevistas y conferencias. “Abordar de manera integral y sin barreras las cuestiones culturales, sociales y medioambientales que nos afectan es quizá la principal seña de identidad de La Casa Encendida”, señala Casani. “La experimentación con nuevos formatos de aprendizaje, interrelación, pensamiento y acceso a la cultura y el ocio es también uno de nuestros distintivos. La crisis actual ha hecho absolutamente evidentes patrones, comportamientos, problemas y planteamientos sociales y culturales que en realidad ya estaban ahí”.

New Museum. Como la Serpentine Gallery o La Casa Encendida, el New Museum tiene su sede en un edificio físico y muy real, en su caso situado en la ciudad de Nueva York. También como en los casos anteriores, sus iniciativas virtuales tienen una vida propia que va mucho más allá: sus exposiciones y actividades no se podrían disfrutar sin una conexión a Internet. Denominada First Look: New Art Online, su sede virtual sigue los mismos preceptos que la de la Serpentine: aquí solo hay cabida para proyectos de arte digital. Nada de fotos de cuadros o explicaciones en vídeo a obras expuestas sobre un pedestal. Este proyecto se desarrolla en colaboración con Rhizome, una organización dedicada a promover las formas de creatividad virtual. Como explica Michael Connor, su director artístico, su misión consiste en impulsar “una amplia gama de trabajos artísticos relacionados con la tecnología, no solo Arte de Internet, cuyo reconocimiento se enfrenta a un futuro especialmente incierto”. Entre las apuestas en línea del New Museum destacan muestras como We=Link: Ten Easy Pieces, un recorrido por las nuevas formas de expresión surgidas de WeChat, la red social por antonomasia en China; Black Room, de Casey McQuater, que mezcla el feminismo con la cultura del vídeojuego; y Somebody, una aplicación ideada por Miranda July que facilita la interacción entre personas desconocidas a través de un servicio de mensajería móvil.

Gigapíxel. El Museo Reina Sofía, que también tiene una vida física muy visible y ajetreada, acaba de lanzar Gigapíxel, una aventura tecnológica que busca acercar el arte de sus colecciones al público a través de la tecnología. Con una selección de obras que incluye títulos como Mujer con guitarra, de María Blanchard; La tertulia del café Pombo, de José Solana; y Natividad, de Wilfredo Lam, esta web permite observar las obras tan de cerca que resulta posible ver lo nunca visto: detalles invisibles al ojo desnudo que se revelan a través de fotografías infrarrojas, imágenes radiográficas y macrofotografías, entre otras cuantas utilidades.

FUENTE: DIARIO EL PAÍS / SILVIA HERNANDO

Tracy Chevalier: “La vida va a volverse más local y tranquila. Habremos ganado algo”

La escritora estadounidense regresa con ‘Las mujeres de Winchester’, una novela sobre la soltería de la mujer de entreguerras, y se muestra aliviada ante los hallazgos meramente estéticos del reciente estudio sobre el cuadro que centró su primer éxito, ‘La joven de la perla’

Tracy Chevalier (Washington D.C., 57 años) siguió nerviosa desde su casa en Londres, donde permanece confinada, la presentación del más exhaustivo estudio que se ha hecho hasta la fecha sobre uno de los cuadros más famosos del mundo: La joven de la perla, de Johannes Vermeer. No en vano, Chevalier publicó en 1999 una novela en la que fantaseaba con la posibilidad de que la chica del cuadro fuese una criada del pintor, y construía una historia en la que la belleza de la modelo era el centro. Fue un éxito en todo el mundo. Chevalier siguió escribiendo, pero aún hoy, más de 20 años después, se la recuerda por aquella novela. ¿Y qué podía pasar si el estudio revelaba que de ninguna manera la chica podía haber sido una criada? “Lo habría arruinado todo”, dice.

“Si llega a descubrirse que La joven de la perla era una de las hijas de Vermeer, algo con los que los estudiosos han especulado durante años, mi novela habría dejado de tener sentido. ¡Uf! ¡Respiré aliviada cuando no dijeron nada de su identidad!”, señala. Lo que se sabe ahora – que lo que había de fondo era una cortina verde, y que le había pintado pestañas – “me resultó curioso, en especial el asunto de las pestañas; quizá parezca un detalle sin importancia pero para mí dice mucho, y no solo que fuese un pintor detallista hasta ese punto, sino que conocía muy bien a la chica”, añade. Es un día de mayo por la mañana. Es probable que esta tarde cocine, o plante algo en su jardín. Estos días le está dando sobre todo por limpiar, hacer pasteles y hablar con familia y amigos por teléfono. “Tengo más tiempo para escribir, pero no escribo más. Me distraen las noticias”, dice.

Siempre he tenido la sensación de que las mujeres somos nuestro peor enemigo. Los hombres juzgan menos que nosotras. Aunque creo que hay una solidaridad especial entre las mujeres solteras

TRACY CHEVALIER

Sigue leyendo Tracy Chevalier: “La vida va a volverse más local y tranquila. Habremos ganado algo”

Un cambio radical de la agricultura se abre paso en el Reino Unido para mejorar la salud y el clima

Un informe respaldado por las principales fuerzas políticas sugiere avanzar hacia la “agroecología”

“Influida por unas políticas pobres y unos incentivos perversos, la industria agrícola y la alimentaria se han convertido en uno de los principales factores en la crisis de salud y medioambiental. Desde la deforestación a la pérdida de especies salvajes, de la degradación del suelo a la contaminación extendida y a problemas de salud relacionados con la dieta, las personas y el planeta han sufrido las consecuencias”. El informe de la Comisión para la Alimentación, Agricultura y el Campo (RSA, en sus siglas en inglés), un organismo independiente establecido en 2017 para replantear la cadena alimentaria en el Reino Unido, alerta de los graves riesgos para la salud y el medioambiente que han generado décadas de agricultura intensiva, con resultados devastadores para el campo británico y para el bienestar físico de las nuevas generaciones.

El informe, en el que han participado expertos en la industria agroalimentaria y en políticas medioambientales y de sanidad, describe los últimos 70 años como un proceso destinado a crear alimentos cada vez más baratos que ha tenido consecuencias “perversas y perjudiciales”. Los precios a los que venden hoy en día los productores son baratos, y los alimentos en los supermercados tienen precios cada vez más bajos, pero “el verdadero coste de estas políticas es simplemente trasladado al resto de la sociedad: un medioambiente degradado, una espiral de mala salud y núcleos urbanos más empobrecidos”. “El Reino Unido tiene la tercera alimentación más barata entre los países desarrollados, pero el mayor riesgo de seguridad alimentaria en toda Europa”, dice el informe. Con datos concretos, salpicados en todo el documento, se ilustran las consecuencias a largo plazo de estas políticas. “Simplemente el coste para el Servicio Nacional de Salud de una de estas enfermedades relacionadas con una dieta pobre, la diabetes tipo 2, se acerca a los 30.000 millones de euros al año”, indica.

Los expertos señalan que las medidas que se adopten en los próximos 10 años pueden ser fundamentales. Y señalan, desde el lado positivo, que la ciudadanía ha comenzado a tomar conciencia de la dimensión del reto. Surgen cada vez más llamadas de atención y movimientos colectivos que exigen que se adopten las medidas necesarias para combatir esta amenaza. “Desde los alumnos de las escuelas a los accionistas de las empresas, o desde las industrias agrícolas y alimentarias, por todas las comunidades del Reino Unido, estamos encontrando respuestas a favor del cambio necesario”, dice el informe, que incluye en sus conclusiones las quejas de muchos de los protagonistas de esta situación: “Soy un ganadero y no puedo permitirme la misma comida que he producido. ¿No es algo ridículo?”, dice James, un productor de carne de oveja del distrito británico de Peek.

La comisión defiende la disponibilidad y voluntad de la comunidad agricultora y ganadera del Reino Unido, preparada para cambios drásticos cuando el Brexit sea una realidad, para acometer las reformas necesarias en la próxima década. “Los agricultores se adaptan extraordinariamente a las nuevas circunstancias”, ha dicho Sue Pritchard, directora de la RSA y ella misma una agricultora orgánica en Gales. “Tenemos que convivir con los cambios cada día de nuestras vidas. En estos momentos, muchos agricultores son acosados y retratados como los malos de la película. Pero sin una agricultura sostenible y segura en el Reino Unido, no sobreviviremos”.

El informe asegura que la actual agricultura británica es responsable de al menos el 10% de los gases de efecto invernadero que se emiten en el Reino Unido, y es además la culpable de la desaparición de una gran porción de la vida salvaje de esta isla. El volumen de especies autóctonas clave se ha reducido, asegura, en un 67% desde 1970, y cerca de un 13% de esas especies se encuentra hoy en peligro de extinción.

“El Brexit ha creado una oportunidad que solo se da cada 50 años para cambiar nuestro sistema agroalimentario”, asegura Ian Chesire, presidente de la RSA y asesor del Gobierno en materia medioambiental. “Necesitamos tomar medidas ahora mismo. La emergencia climática exige acciones urgentes y radicales”.

Entre otras acciones, el informe, respaldado por las principales fuerzas políticas del Reino Unido, sugiere marchar hacia la “agroecología”, que supone avances en la agricultura orgánica y la reforestación inteligente de bosques, que combinen árboles con cultivos y pastos para ganado. Recomienda respuestas tan simples y a la vez tan lógicas como “apoyar la cría vacuna y de corderos en aquellos lugares donde lo más fácil de cultivar es la hierba”. El ministro de Medio Ambiente, Michael Gove, se ha comprometido nada más recibir el informe a incrementar las ayudas destinadas a los agricultores y ganaderos dispuestos a emprender estos cambios.

FUENTE: DIARIO EL PAÍS / RAFA DE MIGUEL .