Archivos Mensuales: enero 2018

¿Cuántas estrellas hay en el Universo?

¿Cuántas estrellas hay en el Universo?

Seguro que en alguna noche oscura has mirado al cielo y te has preguntado cuántas estrellas hay en el Universo. A simple vista podemos contar cientos o miles, dependiendo de lo despejada que sea la noche. Aunque es difícil dar una cifra exacta, algunos científicos han hecho una estimación.

¿Qué es una estrella?

Una estrella es una gran esfera de gas caliente y brillante. Las estrellas producen su propia luz y energía mediante un proceso llamado fusión nuclear y están formadas en gran medida por gas y plasma. Nuestra estrella madre es el Sol, que pertenece a la galaxia Vía Láctea. Precisamente para poder calcular el número de estrellas totales en el Universo hay que tener en cuenta que éstas se agrupan en galaxias y no de forma aleatoria. Por ejemplo, los astrónomos estiman que en la Vía Láctea hay unas 300.000 millones de estrellas.

Para obtener una cifra total aproximada, los expertos tienen en cuenta esta cifra y la multiplican en función de la profundidad del espacio. De esta forma, se ha calculado que el Universo está formado por unas 10.000.000.000.000.000.000.000.000 estrellas. Lógicamente se trata de una aproximación, ya que no sabemos las dimensiones del espacio.

Más estrellas en el Universo que granos de arena en La Tierra

Una de las comparaciones más estudiadas ha sido la de las estrellas en el Universo con los granos de arena en nuestras playas. Para calcular el número de granos se tuvo en cuenta el tamaño de un grano de arena, el número de ellos que caben en una cucharilla, y el número de playas o desiertos que hay en La Tierra. Finalmente se llegó a la conclusión de que hay más estrellas que granos de arena. ¡Ver para creer!

Fuente : El Tiempo. es / Javier Vegas .

 

Las alpacas ya no se mueren (tanto) de frío

En Puno, en el altiplano peruano, un programa de construcción de refugios y gestión de los pastos consigue evitar que los animales fallezca por las bajas temperaturas, cada vez más extremas.

La lana de las alpacas es muy preciada en la industria textil por su suavidad, ligereza y el calor que aporta. Su natural abrigo no las salva, sin embargo, de morir de frío en el altiplano peruano, donde las bajas temperaturas son cada vez más extremas debido a los efectos del cambio climático. Ni ellas ni el pasto del que se alimentan se libran de sucumbir a las heladas. Para los habitantes de la región de Puno, 1,2 millones de personas a más de 4.200 metros de altura, la muerte de varias de sus cabezas cada año es un drama que afecta a su maltrecha economía y seguridad alimentaria. Un programa de construcción de refugios y mejora de los pastizales evita la emergencia; ni los animales se congelan, ni sus dueños ven mermado su sustento.

Los vecinos de Ajoyani, uno de los distritos de Puno, compuesto por una docena de comunidades, advierten de que entre los meses de mayo y agosto nadie es capaz de aguantar parado cinco minutos. No bromean. El frío, con mínimas de hasta -20ºC, es insoportable y desde hace años han observado cómo ha ido a peor. El cambio climático, que en otras zonas se traduce en calor e inundaciones, aquí se manifiesta con heladas y sequía. Para la población supone algo más que gripes y catarros, o la imposibilidad de permanecer inmóviles en la plaza del pueblo, que está desierta —y también las calles—, hasta que los niños salen del colegio.

Cada año, las familias ven perecer a un 15% de sus crías de alpacas, que con apenas unos meses de vida mueren literalmente congeladas o debilitadas por la falta de pasto.

Algunas adultas tampoco sobreviven al invierno. “Todos tenemos el mismo problema. Fallecen”, asegura resignado Juan Quispe Condori, regidor del distrito de Ajoyani y productor. Un drama económico para una población en la que prácticamente el 100% se dedica a la crianza de este animal para la venta de lana y carne. Pero los afectados nunca habían calculado cuánto dejaban de ganar, el Estado o las ONG les daban dos o tres alpacas para paliar el golpe y sobrevivir hasta el siguiente.

“La muerte de las alpacas representa una pérdida de 2.250 soles de media al año (unos 625 euros) por productor debido a la fibra que deja de comercializar”, explica Henry Torres Fuentes, responsable del proyecto Kamaricuy Ch’aquimanta de Acción contra el Hambre (ACH) en Perú para apoyar a los productores a prevenir los riesgos en vez de proveer con alpacas compradas a los productores sin recursos, incapaces de adquirir animales en el mercado si mueren los suyos.

Cada año, las familias ven perecer a un 15% de sus crías de alpacas, que con apenas unos meses de vida mueren literalmente congeladas o debilitadas por la falta de pasto.

La reducción de sus ingresos afecta sobremanera a los habitantes de Ajoyani, donde el 48% vive en situación de pobreza. Cada sol que no ingresan significa menos y peor alimentación, entre otras carencias como la ausencia de sistemas de agua y saneamiento en los hogares. Esta combinación de privaciones tiene consecuencias invisibles. Una emergencia que se fragua lentamente. Aquí, el 25,6% de los menores de cinco años padece desnutrición crónica (no ingieren los nutrientes necesarios para su normal crecimiento y desarrollo intelectual). una tasa por encima de la que registran el departamento de Puno (18,3%) y el país (14,4%). Y la anemia entre bebés de seis a 36 meses es del 56,8%, mientras que en Puno asciende al 76%.

Salvar a las alpacas contribuye a salvar a toda una generación de las consecuencias —deficiente desarrollo físico y cognitivo— de la desnutrición crónica en las regiones que dependen económicamente de este animal. De media, una familia extensa cuenta con unas 100 alpacas. ¿Cómo hacer que sobrevivan al frío y la sequía? La estrategia de Acción contra el Hambre, que trabaja con diversas asociaciones en la región, es múltiple. Primero, construir cobertizos techados en los que los camélidos puedan resguardarse durante las heladas. También cultivar pastos resistentes al frío y preservar una parte de los mismos de las fauces de los animales con una simple valla de alambre y postes de madera para que, cuando se agote o congele el de las zonas altas, aún haya alimento. Finalmente, la instalación de micro reservorios de agua que abastecerán tanto a las personas como al ganado en temporada de sequía.

“Tenemos separaditos a los animales. Para nosotros, el alambrado es una bendición”, asegura Adrián Chua mientras agarra uno de los postes de madera de su valla. Gracias a esta sencilla solución, preservan una parte del pasto sembrado, una variedad mejorada para aguantar bajas temperaturas. Cuando los pastizales naturales fuera de este perímetro se congelen, dejarán entrar a sus alpacas para comer. “Tratamos de mejorar para cuidar de nuestro ganado. Recibimos los materiales y ya ven que los hemos instalado”, indica como muestra de su esfuerzo y agradecimiento a la ayuda recibida de ACH Perú.

Chua se queda con sus alpacas al raso. Paseo para allá, paseo para acá. Así lleva desde las cuatro de la madrugada, como cada día. Su esposa, Natalia Calcina, quiere mostrar el refugio que han construido junto a su nueva vivienda, también levantada con materiales provistos por ONG. “Esto tengo el sueño de techarlo, pero hace falta mucho presupuesto”, señala con la mano al aire una parte del recinto. “Estos proyectos nos ayudan a mejorar, a no ser antiguos. Ahora mueren menos alpacas. Ojalá tuviera un cobertizo para cada especie”, fantasea en alto.

En el distrito de Ajoyani, el 48% de la población vive en situación de pobreza y el 25,6% de los menores de cinco años padece desnutrición crónica.

La mujer, con varias capas de ropa, prosigue la visita hacia a su invernadero. Hace tiempo que dejaron de cultivar la chacra (tierra) como medio de vida, dice, porque el clima acababa con todo. Pero en esta huerta protegida con plásticos, la familia planta hortalizas, legumbres y frutas para autoconsumo. “El riego es por goteo”, aparece Chua entre vegetales. “Lo más importante son las geomembranas”, se refiere al sistema de almacenamiento de agua subterránea con la que irrigan el sembrado. “Nadie puede vivir sin agua”, aclara. ¿Son felices? “Sí, qué más necesitamos? Pero si no tuviéramos esto, ¿Qué tendríamos? Ni papa”, responde sonriente.

“No se trata de implementar tecnología porque sí, sino organizar a la comunidad y sus autoridades para gestionar el riesgo”, detalla Torres Fuentes. Por eso, Acción contra el Hambre trabaja con asociaciones de vecinos —en Ajoyani con 10— que se encargan de distribuir las semillas modificadas, solicitar los materiales de construcción para sus asociados o vigilar la situación meteorológica y nutricional de la zona, así como la efectividad de las medidas implementadas. “Se hacen mediciones mensuales de distintos indicadores, como el peso de los niños”, añade el responsable del proyecto. Todavía falta tiempo para evaluar los resultados a medio y largo plazo de este programa que se inició en 2016 y saber si se puede replicar en otras zonas de contexto parecido. Pero la respuesta de los beneficiarios como Chua y Calcina es positiva.

Para Wilber Garúa, subgerente de desarrollo económico de la municipalidad de Ajoyani, la intervención de la ONG supone una fuente de experiencia y documentación. “Para que las autoridades podamos trabajar con ello”, dice. Considera especialmente importante la labor de formación de los productores. “Ahora la gente sabe cómo afrontar el futuro si hay una emergencia. Dar alpacas o forraje no es prevención. Sí lo es tener un cobertizo para los animales y que no se mueran”, razona. Sin embargo, advierte que sin el apoyo de las organizaciones no es posible continuar y expandir estos programas. “Ni recurriendo al Gobierno, por eso buscamos alianzas con las ONG”, subraya.

FUENTE: DIARIO EL PAIS / ALEJANDRA AGUDO

Esquelas curiosas. Una manera diferente de despedirse del mundo (Serie)

De herencia, todo menos su receta

Miguel Ángel Morata Galarza, personal del servicio sanitario de Traumatología en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, abandonó el mundo en el año 2013. En su esquela, publicada en ABC, sus seres queridos le recriminaban con humor haberse marchado “sin dejarnos la receta de la paella de escabeche“. La nota fue muy comentada y, como afirmó su propia hija, “gracias al revuelo formado por la esquela el día ha dado un giro de 180º, hemos reído en vez de llorar”.

FUENTE: DIARIO EL PAIS, VERNE / PABLO CANTÓ

 

Lo nuevo de Lucia Berlin, la gran escritora alcohólica y silenciada

Las memorias de la autora y 21 cuentos saldrán a la luz en 2018 tras el éxito de público y crítica de ‘Manual para mujeres de la limpieza’.

A pesar de sus brillantes ojos azules, su distinguido porte y su despampanante belleza, Lucia Berlin (1936-2004) pasó escandalosamente desapercibida. Cierto que no era actriz, ni modelo, pero sí fue una increíble escritora, (observadora, cruda, divertida y brillante) que el mundo literario dejó pasar por alto. El escándalo —que nunca estuvo muy lejos de su atribulada vida— llegó en 2015 cuando Berlin fue descubierta y resonó la pregunta de por qué se la había ignorado. Ya llevaba una década muerta cuando ese año la antología de sus relatos prologada por Lydia Davis, Manual para mujeres de la limpieza, llegó a las librerías estadounidenses de la mano de la editorial FSG y arrasó. Berlin, “escritora de escritores” —es decir, admirada mayormente solo entre un puñado de colegas— se convirtió en una estrella.

Como apuntaba María Fasce, editora de Berlin en el sello Alfaguara: “Me parecía increíble que esos cuentos dolorosos, hermosos y llenos de humor negro, hubieran pasado casi inadvertidos para sus contemporáneos”. Cientos de miles de lectores en todo el mundo se han sentido igual y hoy, tras la publicación de esa primera colección de relatos en 23 países, después de copar los primeros puestos en las listas de ventas durante semanas y de recibir el aplauso unánime de crítica y público, más que escándalo por el tiempo que tardó en ser descubierta, lo de Berlin ha pasado a ser un fenómeno.

En 2018 la brillante cuentista, que arropa con su prosa historias brutalmente humanas, regresará simultáneamente a las librerías españolas y estadounidenses en noviembre con Una tarde en el paraíso. El nuevo libro reúne 21 de los 34 relatos que quedaron fuera de la primera colección, todos ellos inéditos en castellano. Algunos, eso sí, fueron incluidos en las colecciones que Berlin publicó en los años noventa. En concreto el que da título al nuevo volumen apareció en Where I Live Now (Donde vivo ahora) el último libro de cuentos que Berlin publicó en vida en 1999, en la pequeña editorial Black Sparrow Press. Sigue leyendo Lo nuevo de Lucia Berlin, la gran escritora alcohólica y silenciada

Descubierto en Jerusalén un sello de 2.700 años de antigüedad

El hallazgo es la primera prueba material de la existencia del cargo de “gobernador de la ciudad”

La arqueóloga Shlomit Weksler Bdolah sostiene el primer sello que evidencia la existencia del cargo de “gobernador de la ciudad”. AFP

Entre los restos de un edificio que se conservan en la explanada del Muro de las Lamentaciones del Templo de Jerusalén (Israel), ha aparecido este lunes un sello de 2.700 años de antigüedad donde se registra la existencia del título bíblico de “gobernador de la ciudad” durante los siglos VII y VI a. C. Este puesto, de importancia política prominente y similar a las funciones de alcalde, aparece registrado en la Biblia, pero no se había encontrado una prueba material antes, según ha explicado arqueóloga Shlomit Weksler Bdolah, que participa en las excavaciones que lleva a cabo la Autoridad de Antigüedades de Israel en la zona vieja de la ciudad.

El hallazgo tiene el tamaño de un botón y en él aparecen representados dos hombres ataviados con túnicas que les llegan hasta las rodillas, uno frente al otro, tendiéndose la mano y con la forma de una luna entre ellos. Bajo la grabado, aparece una inscripción en hebreo antiguo que reza: “Al gobernador de la ciudad”.

Más información

Este sello podría estar adherido a una especie de envío y servía “de logo o de pequeño recuerdo enviado a nombre del gobernador de la ciudad”, según ha afirmado Weksler. Además, la luna que figura en el sello, puede ilustrar la existencia de influencias extranjeras, como la del Imperio Asirio, que durante los siglos VII y VI a. C. vivió su máximo apogeo. “Lo que es interesante es que la luna es conocida como un objeto de culto de culturas vecinas”, ha revelado la historiadora.

En el sello no aparece el nombre concreto del gobernador ni de la ciudad de Jerusalén, aunque la arqueóloga asegura que, al haberse encontrado en la Ciudad Vieja, está vinculado a ella y a otros objetos que también se han encontrado en el mismo edificio. Weksler ha afirmado que con las próximas pruebas se resolverán estas incógnitas.

El título de “gobernador de Jerusalén” era nombrado por el rey y figura en la Biblia en dos pasajes: primero, haciendo alusión a Josué en el libro 2 Reyes y, segundo, en 2 Crónicas, donde se menciona a Masasía en el cargo durante el reinado de Josías (siglo VI a. C.)

Fuente : El País . / AGENCIAS. / Jerusalén . 

 

García Márquez desvela todos sus secretos

La Universidad de Texas digitaliza el archivo del Nobel colombiano y pone a disposición de cualquier usuario de la Red decenas de miles de manuscritos, fotografías y otros documentos.

El general en su laberinto. Séptima versión mecanografiada. Página 38. “(…) la prisa sin corazón del reloj hexagonal desbocado hacia pasado mañana a la una y doce minutos de su tarde final”. No, hexagonal, no. El reloj es octogonal. Y tampoco es la una y doce, sino la una y siete. Son correcciones a mano de Gabriel García Márquez sobre su propio manuscrito. Miles de páginas como esta llenaban el archivo personal del escritor que hace tres años, tras su muerte, compró la Universidad de Texas. Desde este lunes, las dudas más íntimas de García Márquez sobre sus propios textos son accesibles online para aficionados e investigadores.

El archivo digitalizado abarca más de 27.000 imágenes de papeles y fotografías. “Mi madre, mi hermano y yo siempre tuvimos el compromiso de que el archivo de mi padre llegara al un público lo más amplio posible”, dijo Rodrigo García, hijo del escritor, en un comunicado de la institución. “Este proyecto permite aún mayor acceso al trabajo de mi padre, incluyendo la comunidad global de estudiantes e investigadores”. La digitalización es una joya poco habitual para estudiosos de literatura, ya que da acceso universal a secretos de edición en las obras maestras de García Márquez que solo conocía él, y menos habitual para autores contemporáneos de este nivel.

El proyecto ha hecho que se pueda buscar por palabras clave en los papeles de los cajones del despacho de García Márquez. Pero no solo eso. El archivo incluye una herramienta llamada mirador en la que se pueden comparar distintas versiones de los manuscritos. Es decir, leer el libro entero en distintas versiones una al lado de la otra, ver cómo evolucionó su construcción párrafo a párrafo. Se pueden consultar 134 borradores de novelas. Entre las obras digitalizadas están las 10 versiones que hizo de su última obra, En agosto nos vemos, que nunca llegó a considerar lista para publicar.

Los materiales pertenecen a libros protegidos por derechos de autor. La jefa de colecciones digitales del Harry Ransom Center, Liz Gushee, explica en el mismo comunicado que todo se ha hecho “con previa autorización de los titulares de los derechos”. “El apoyo de la familia de García Márquez ha hecho posible este importante proyecto”, del que los responsables destacan las nuevas herramientas digitales para buscar y comparar documentos online. Sigue leyendo García Márquez desvela todos sus secretos

David López García, artesanu de la gaita y otros instrumentos. Unas manos privilegiadas.

Lo que iba para un ratuco breve -el pasado sábado 16 de diciembre-,  es decir hacer unas preguntas y marchar, acabó en una amena conversación con David López, incluyendo varias demostraciones en forma de videos que no debéis perderos, nueve en concreto donde toca diversos tipos de gaitas, flauta y cucharas, que también se pueden ver a lo largo de este reportaje.

Cuando salimos de su casa, parecía que llevábamos diez minutos, pero… ¡habían transcurrido tres horas! en las que disfrutamos y aprendimos de lo lindo.

Hablamos de su periplo hasta el momento, por supuesto de sus instrumentos de viento, pero por sorprendente que parezca, ¡de innovación! Sí, la innovación también existe dentro del mundo tradicional. Y os va a sorprender… porque David es una persona que sorprende en positivo.

David López

David se define principalmente como artesanu de la gaita (gallega y asturiana), lleva más de veinte años construyéndolas,  si bien también fabrica otros instrumentos de viento como flautas o whistles.

GALERÍA DE IMAGENES, INSTRUMENTOS HECHOS POR DAVID

En ocasiones la vida nos somete a giros inesperados, a llevar a cabo cosas que ni se nos han pasado por la cabeza, el caso de David puede ser un buen ejemplo de ello.  Estuvo viviendo hasta los quince años en Sopeña de Cabuérniga (Cantabria), durante los veranos de 1990 a 1993 volvía a la tierruca, y fue durante el Festival de Cabuérniga de 1992 cuando arrancó su fascinación por la gaita.  ¿El motivo? ¿La causa? probablemente ni él mismo lo sepa, pero lo importante es que sucedió,  y decidió su destino para años venideros.

Tiene que irse a Madrid a trabajar, y fue allí donde empezó a tocar la gaita durante dos años (1995-1996), pero…

Pregunta: ¿David, cuales son tus comienzos, cómo empiezas?

Respuesta: Como os decía, mi fascinación por la gaita arranca en el 92. Ya en Madrid estuve tocando durante dos años en la calle.

P: ¿Quién te enseñó a hacerlas?

R: Compré una gaita en una tienda de instrumentos de Madrid, tenía el fuelle de plástico, con ella y unos ahorros que conseguí juntar, empecé a practicar.

Mi primera gaita buena, me la hizo Seivane, considerado el “Stradivarius de la gaita”, y a partir de ese momento decidí hacerme mis propias gaitas.

P: ¿Así, sin más?

R: Tal cual, adquirí un torno muy sencillo y utilizando como modelo la de Seivane, me puse a la tarea. Hay que tener en cuenta que los procedimientos de construcción de una gaita definen su estabilidad y sonido, conseguir ambos factores lleva muchas horas, yo diría que miles de horas.

P: ¿Y a tocar quien te enseñó, tuviste algún maestro, algún profesor?

R: Aprendí a tocar en el Centro Gallego de Madrid en la calle de Carretas, (donde se siguen impartiendo cursos), con un profesor que se llamaba Carracedo, eso y las seis horas de práctica en la calle durante dos años.

Palleta (es la lengüeta que hace sonar la gaita)

En esa época comencé también a hacer las palletas (la lengüeta que hace sonar la gaita), mientras continuaba con las clases, donde cada alumno tocaba de una manera diferente.

Posteriormente en Galicia fui a cursillos de especialización.

Y de repente, David habló como mejor sabe… y nos dejó sin palabras.

Continuamos la entrevista todavía con la piel de gallina.

P: ¿Ya a finales de los 90 decides instalarte definitivamente en Sopeña?

R: Si, en 1997 es cuando me establezco en Sopeña,  y creo mi taller donde empiezo a consolidarme como constructor de instrumentos de viento Sigue leyendo David López García, artesanu de la gaita y otros instrumentos. Unas manos privilegiadas.

Murillo, el artista total del Barroco

La celebración de su cuarto centenario arrancó el pasado 29 de noviembre en Sevilla con el objetivo de desterrar el tópico del pintor de vírgenes y ampliar la mirada a su creación profana.

Dentro de los cuadros de Murillo se resume la metáfora barroca: sombras y luces, artificio y sencillez, devoción y cierto ruido del mundo. El cuarto centenario de su nacimiento arrancó con un concierto de Jordi Savall en el Teatro de la Maestranza donde el violagambista recreó los paisajes sonoros de la ciudad-museo en la que nació el pintor. Sevilla se ha volcado con la celebración del cuarto centenario de Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682) para reivindicar a un artista que, a partir de esta celebración, aspira a salir del cliché en el que ha vivido encerrado mucho tiempo.

La intención última de esta conmemoración, más allá del fasto y los evidentes homenajes, es difundir los argumentos en los que los investigadores llevan insistiendo desde hace años en publicaciones especializadas y congresos internacionales. Murillo no es solo el artista que evoca el mundo religioso y que consigue dar un aire amable al espíritu de la Contrarreforma. Es además el pintor que apuesta por un tipo de escenas profanas, cuadros de costumbres que no estaban bien considerados en esa España. Los tratados pictóricos de la época, como los publicados por Pacheco o Carducho, despreciaban la representación de personajes populares, al contrario de lo que ocurrió en el Norte de Europa, donde triunfará ese tipo de pintura que elogia lo cotidiano y que será una de las grandes revoluciones de la historia del arte.

Sin embargo, quien en España ha sido reducido casi exclusivamente al pintor de lo religioso se atrevió a crear muchas escenas de niños pícaros, de gente miserable de la calle. Un mundo aparentemente trivial que apasionaba a los comerciantes flamencos y holandeses que residían entonces en Sevilla por los negocios con las Indias y que fueron quienes encargaron ese tipo de pintura a Murillo. El pintor era además amigo de muchos de ellos, como Nicolas Omazur o Josua van Belle, a los que hace maravillosos retratos. Esta amistad se traduce en la sensibilidad de Murillo por pintar del natural, por bajar al fango de la época y retratar también a las personas de a pie.

Este Murillo de lo popular que se convierte en casi un documentalista de su tiempo es el menos conocido en España, quizás porque esos cuadros de costumbres salieron pronto de Sevilla. Nada más morir el maestro en 1682 al caer del andamio en el que pintaba los Desposorios místicos de Santa Catalina, esos lienzos de niños pícaros salen en el equipaje de los mercaderes del Norte que abandonan una Sevilla que entra en decadencia y pierde el monopolio comercial con América. Son los lienzos que ahora cuelgan en las salas de pintura española de museos extranjeros. Sigue leyendo Murillo, el artista total del Barroco

La bonita historia del caza y el bombardero

Un día de las Navidades de 1943 el as alemán Franz Stigler decidió no derribar el maltrecho B-17 de Charlie Brown.

Cuando me preguntan cuál es mi historia favorita de la Segunda Guerra Mundial, lo que no sucede tan a menudo como desearía, no tengo dudas. Al menos desde que descubrí, gracias a Arturo Pérez Reverte (quién sino cuando se trata de amistad, honor y redaños), una absolutamente  imbatible. La del piloto de caza alemán que, un día de Navidades, decidió no derribar al bombardero estadounidense que tenía indefenso a su merced e incluso lo ayudó a volver a casa. Una historia tan buena que parece que no pueda ser verdad, pero lo es.

Resulta curioso que la sanguinaria segunda contienda tenga episodios edificantes, y más aún que transcurran durante la terrible campaña de bombardeo aliado que laminó las ciudades de Alemania y desató un odio indecible en los cielos, donde la aviación alemana luchaba por evitar la destrucción de sus casas y sus familias y las jóvenes tripulaciones británicas y estadounidenses peleaban rabiosamente por sus vidas. En esos días mirabas al cielo y veías caer continuamente aviones y pilotos como ícaros y meteoros envueltos en llamas, miedo y coraje.

La bonita historia del caza Messerschmitt Bf-109 G y el bombardero B-17 la cuenta un libro que es además de los mejores (si no el mejor) que he leído sobre la aviación de la Segunda Guerra Mundial, A higher call, de Adam Makos con Larry Alexander (Atlantic Books, 2014), y que va a convertirse en película, con guion de Tom Stoppard. Makos, periodista, historiador y editor de una revista de aeronáutica militar había entrevistado a numerosos veteranos estadounidenses –jamás pilotos alemanes, a los que categorizaba invariablemente como “nazis”- cuando el ex piloto de bombardero Charlie Brown (¡) le contó la historia y le puso en la pista del otro protagonista de la misma, “el verdadero héroe”, le recalcó, el as de caza alemán Franz Stigler. El renuente Makos descubrió, como deberíamos hacer más a menudo todos, que mantener opiniones inflexibles sobre los demás es una majadería. Sigue leyendo La bonita historia del caza y el bombardero

Una ballena protege a una buceadora de un tiburón en el Pacífico

El animal empujó durante varios minutos a la mujer para alejarla del tiburón.

Nan Hauser, una bióloga marina de 63 años residente en las Islas Cook (Pacífico Sur), buceaba cerca de la playa Muri Beach junto a una ballena cuando esta comenzó a empujarla.
Al principio no entendía lo que pasaba, pero entonces se dio cuenta de que tenían cerca un tiburón de cuatro metros y medio.
Durante diez minutos, el cetáceo estuvo intentando protegerla bajo su aleta y evitar un posible ataque del tiburón. Finalmente, Nan pudo regresar al barco con sus compañeros, no sin antes despedirse de la ballena, que subió una última vez a la superficie posiblemente para asegurarse de que la mujer se encontraba bien. Los hechos ocurrieron el pasado mes de octubre y Nan ha explicado a la agencia Caters News Agency que al principio no había visto al tiburón y tuvo miedo de que los empujones de la ballena le rompiesen algún hueso. A pesar de haber pasado 28 años de su vida protegiendo a esta especie, reconoce que le costó darse cuenta de que lo que hacía el animal era mantenerla a salvo, esta vez, a ella.

FUENTE: DIARIO EL PAIS / EL PAIS