Archivos Mensuales: agosto 2017

16 normas no escritas que se respetan en todos los pueblos

Podremos estar de acuerdo o no, pero ahí queda el artículo.

La obligatoriedad del saludo por la calle, de cogerse unos días libres para las fiestas, mantener el pique con los pueblos vecinos…

En las localidades pequeñas algunos servicios funcionan de otra manera, y algunas normas y costumbres, también. Además de las leyes aplicables a todo el territorio español, los pueblos tienen un conjunto de normas no escritas que se respetan casi a rajatabla. No tienen multas ni penas por saltárselas: se cumplen porque siempre han estado ahí y se cumplen en familia, casi como si fueran de la casa de uno. Por si eres de los que vuelve al pueblo de vacaciones y necesitas refrescar algunas de las más comunes, nos hemos atrevido a escribir esas normas no escritas para que las señoras tomando el fresco no te miren raro.

TÍTULO 1. Normas de circulación

art 1. Prohibido aparcar donde la gente sale a tomar el fresco. Existe una línea amarilla imaginaria en los sitios donde los vecinos sacan las sillas cuando cae la noche y comienza a correr el aire. No hay multa por aparcar en ellos, pero atente a las consecuencias si provocas una migración de gente con sus sillas plegables.

art 2. Los coches no tienen prioridad… sobre nada. Hay veces que dos tapas de alcantarilla están a la distancia perfecta para ser los postes de una portería imaginaria y en ese caso los niños tienen prioridad. También los niños-kamikaze en bicicleta y tractores tienen preferencia sobre los automóviles. Y para las personas con carrito de la compra, toda la carretera se considera paso de cebra.

TÍTULO 2. De las gentes y el comercio

Sigue leyendo 16 normas no escritas que se respetan en todos los pueblos

Italia busca el barco de las orgías de Calígula

La búsqueda de la tercera nave de Calígula reaviva la fascinación que siguen despertando los gobernantes más crueles y extravagantes.

Ilustración del siglo XVIII de una nave como las que utilizaba Calígula. CORBIS / HULTON ARCHIVE

La leyenda toma cuerpo científico y en Nemi se frotan las manos. La pequeña localidad, a 33 kilómetros al sureste de Roma, rastrea el fondo de su lago en busca de la tercera gran nave de Calígula. Dos de aquellas villas flotantes, que el emperador mandó construir multiplicando su fama de excesivo, ya fueron recuperadas por Mussolini entre 1928 y 1932, expuestas en un museo junto al lago y quemadas la noche del 31 de mayo de 1944 en la huida alemana ante el avance aliado sobre Roma. Sobrevivieron en el incendio pocos trozos de madera, algunas monedas y el voluntarista deseo de que no fueran los únicos barcos. Ahora, la posibilidad de encontrar un tercero, como apuntaban ya documentos del siglo XV, devuelve vigor a la fascinación por un emperador que gobernó cuatro años y que las crónicas convirtieron en 1.400 días de terror.

Nemi y sus naves fueron el prototipo romano de fiesta veraniega flotante: sexo, alcohol y horario ilimitado. Pero más allá de la hipérbole y las anécdotas de la microhistoria que confirman nuestra predilección por el relato de los gobernantes canallas, lo que se conservó 2.000 años bajo el agua dulce del lago fue también la caja negra de una de las etapas más turbulentas del imperio. De modo que, tras cuatro siglos de estériles inmersiones para recuperarlas, Mussolini contrató a una empresa milanesa que vació el lago con una prodigiosa bomba hidráulica. Unos 40 millones de metros cúbicos de agua fueron canalizados hasta el mar a través de viejos acueductos romanos y bajo el lodo, poco a poco, aparecieron los dos barcos: el primero medía 71 metros, y el segundo, 75. Palacios flotantes con estancias de mármol, esculturas y avances tecnológicos como conducciones de plomo para que el agua caliente regase las juergas. Todo un símbolo de la desmesura que rigió la vida de Calígula.

MÁS INFORMACIÓN

Pero los mismos excesos, de algún modo, le condujeron a la muerte. El 24 de enero del año 41 decidió ir a darse un baño para aliviar una molesta resaca. Los arrebatos paranoicos no le impidieron aquel día adentrarse en un callejón del palacio en Roma, donde fue acuchillado por un grupo de centuriones que ejercieron como mensajeros. Tenía 28 años y solo había gobernado cuatro cuando le mandaron al otro barrio. Su corto mandato, como le sucedió a Nerón por distintos motivos, se convirtió en la imagen de la corrupción y la perversión del poder absoluto en Roma. El único inconveniente es que ese retrato se construyó sobre la resbaladiza damnatio memoriae, la página en blanco de la historia surgida al borrar todos los registros oficiales de sus obras. Incluidas las naves de Nemi, hundidas por sus sucesores.

El inquietante relato oficial de Calígula —en realidad, Cayo Julio César Augusto Germánico— habla de un hombre que amagó con nombrar cónsul a su caballo, que prostituía a sus hermanas, abusaba de su poder sistemáticamente y violaba a las esposas de sus súbditos como pasatiempo. Sin embargo, su representación tiene que ver también con la coartada moral que edificaron sus autores para sacárselo de encima, como defiende la historiadora y premio Princesa de Asturias 2016 Mary Beard: “Gran parte de la historia fue exagerada o inventada después de su muerte para justificar el asesinato. Eso no significa que piense que Calígula fue un buen emperador, de hecho, ahora es casi imposible diferenciar el hecho de la ficción. Aunque estoy bastante segura de que no era exactamente como se le pinta”.

Las mejores crónicas se escriben a la contra. Sucede todavía con algunos presidentes, cuya excentricidad y tendencia al caos son la receta perfecta para cultivar visitas en cualquier medio de comunicación online. Calígulas contemporáneos, suele bromear Tom Holland, autor de Dinastía (Ático Historia). Los excesos como magnate de Donald Trump, su torre y sus barcos, sus comentarios sobre las mujeres, la errática toma de decisiones como presidente, la aversión por los impuestos, sus provocaciones en Twitter o la afición por nombrar y decapitar asesores conforman una irresistible invitación a los parecidos razonables. “Calígula nos fascina 2.000 años después porque todavía sirve como arquetipo de los caprichos de crueldad del poder absoluto”, señala Holland.

Esos barcos fueron el prototipo de fiesta: sexo, alcohol y horario ilimitado. Son la ‘caja negra’ de una de las etapas más turbulentas del imperio.

Pero la verdadera génesis del mal quizá tenía que ver en el caso de Calígula con los problemas sucesorios y la falta de una lógica clara que ordenase ese proceso sin conspiraciones ni violencia. En los primeros 100 años de imperio, como recuerda Beard, la muerte de los emperadores estuvo rodeada de ese tipo de mecanismos y sospechas. Su asesinato podría atribuirse a grupos de poder que no querían que Roma fuera más tiempo una autocracia dinástica. La resistencia de cierto establishment acentuó esa sensación de acorralamiento y su obsesión por la seguridad. Pero que uno sea paranoico no quiere decir que no le persigan.

Retrato del emperador Calígula.  Getty

Más allá del mito, Calígula es hoy una oportunidad comercial para Nemi. Un lugar de apenas 2.000 habitantes que atrajo a artistas como Goethe, Byron, Stendhal o Turner y que, quizá, se conformaría hoy con la fama de sus deliciosas fresas de bosque. De momento, el indestructible magnetismo del emperador permanece en los imanes con su rostro y en los souvenirs de la tienda de Santino Lenzi, un artesano que peina sus canas como un auténtico romano a la espera de noticias. En septiembre se conocerán los resultados de las sondas que han rastreado el fondo del lago. Las primeras informaciones dejan entrever más ganas que indicios. Pero hasta entonces, como celebra el alcalde del pueblo, Alberto Bertucci, todos han vuelto a mirar hacia Nemi en busca de respuestas.

 

 

Fuente : El PAÍS

Nacida para ganar: así es la vida de la campeona de ultramaratones que corre en sandalias

Que si zapatillas con goretex, que si camisetas técnicas, que si soluciones de sales minerales, que si glucosa, que si… pues los rarámuri no necesitan nada de eso para realizar sus proezas atléticas.

Si, ya sabemos que lo llevan en los genes, pero…

Lorena Ramírez compitió en junio en Canarias y habrá sido la primera mujer rarámuri en correr en Europa.

Lorena Ramírez

─”¿Cómo te sientes sabiendo que serás la primera mujer rarámuri que competirá en un ultramaratón en Europa?”

Lorena Ramírez se queda en silencio. Por su expresión es fácil adivinar que está más cómoda corriendo durante horas que hablando frente a una cámara. Después de un momento, responde muy seria y en rarámuri, su lengua natal. A diferencia de sus hermanos hombres, la corredora mexicana nunca fue a la escuela, y le da vergüenza no poder hablar el idioma de los chabochis o mestizos, explicará después. Su hermano Mario traduce las escasas palabras que ella pronuncia mirando al suelo. “Estoy a gusto de ir a España”, dice con extrema timidez. Sigue leyendo Nacida para ganar: así es la vida de la campeona de ultramaratones que corre en sandalias

Cómo descargarte la zona que vas a visitar este verano para viajar sin datos

Google Maps permite bajarse zonas concretas para que no te cueste ni un euro orientarte o por si te quedas sin cobertura en una carretera comarcal y Google Trips, organizar las visitas.

Pese a que con la eliminación de los costes del roaming en buena parte de Europa nos podremos ahorrar un buen pico en la factura del móvil, hay mucho mundo que recorrer y uno nunca sabe a ciencia cierta si encontrará una buena conexión wifi para manejarse en destino. En este sentido, Google Maps se ha convertido en una herramienta esencial para los que viajen por el mundo ¿Dónde queda el hotel? ¿Hay alguna farmacia en la zona? ¿Qué dirección hay que tomar para ir al museo? Son cuestiones que en cualquier ciudad se resuelven recurriendo al móvil, pero en el extranjero y sin un plan de datos asumible, puede resultar inútil.

Google permite descargar zonas hasta un máximo de 120.000 kilómetros cuadrados y, aunque la navegación esté operativa, el usuario no dispondrá de toda aquella información en tiempo real de tráfico, rutas o comercios

Conviene destacar que Google permite descargar zonas hasta un máximo de 120.000 kilómetros cuadrados y aunque la navegación está operativa, evidentemente, el usuario no dispondrá de toda aquella información en tiempo real que requiera de datos, como el tráfico, rutas alternativas, o incluso los comercios o locales de la zona. El gigante de Mountain View quiere asegurarse de que dichas zonas no se queden obsoletas en el móvil del usuario y para ello obliga a que sean actualizadas con una cadencia mensual (por defecto, esta actualización es automática y cuando el móvil esté conectado a una red wifi).

También se pueden planificar las visitas sin datos con Google Trips. Esta aplicación automatiza los viajes por nosotros,  encontrando las tarjetas de embarque y proponiendo toda clase de planes en el lugar de destino

Google Maps puede evitar que nos perdamos en una ciudad que no conocemos y en la que no disponemos de datos móviles, pero ¿cómo organizar las visitas a lugares de interés sin conexión a internet? El hervidero de ideas del gran buscador también parece haber encontrado una buena solución con una poderosa herramienta que no todo el mundo conoce: Google Trips. Esta aplicación móvil automatiza los viajes por nosotros, no solo encontrando las tarjetas de embarque y reservas de vuelos en la cuenta de Gmail, sino proponiendo toda una serie de planes en el lugar de destino. Así, si uno tiene organizadas las vacaciones en Estocolmo, bastará con buscar esta ciudad en la aplicación y Trips se encargará de presentar en una clara interfaz todos los planes, locales y lugares de interés tomados en consideración por su popularidad y votos positivos de previos viajeros.

El usuario de Trips puede así organizar su propio viaje seleccionando de este listado los lugares que más le interesen, contando además con todo tipo de detalles de los mismos (horarios, cómo llegar, fotografías, opiniones…). Y al igual que sucede con Google Maps, en Trips la descarga para su uso off-line es todavía más sencilla: basta con pulsar sobre “Download” (todavía no está traducida al español) para disfrutar de toda la información sin necesidad de conectarse a Internet.

FUENTE: Diario El País, José Mendiola Zuriarrain

Andrés Rebanal. Artista de la madera y la piedra

Hace menos de un mes tuvimos la fortuna de dar con Andrés Rebanal, en el pueblo de Selores (Cantabria), donde vive.

Andrés Rebanal

Andrés es un magnífico tallista de la madera y la piedra, como vais a poder comprobar por las imágenes que se muestran a continuación. (Galería completa de imágenes al final del post)

Detalle de unas albarcas
¿Estela cántabra con adornos?

Nos resultó un caso extraordinario ya que el arte que desborda por sus privilegiadas manos no lo ha aprendido de nadie, es autodidacta; comenzó a trabajar la madera y la piedra desde joven por pura afición. Decíamos que el arte desborda por sus manos, pero nace en su mente donde idea unas tallas singulares, realmente bellas. Sigue leyendo Andrés Rebanal. Artista de la madera y la piedra

La verdad sobre el corte de digestión y otros mitos veraniegos

Ya hemos comentado en otras ocasiones, lo extraño que resulta encontrar un artículo que ilustre, que enseñe, y que además esté bien escrito; formal o informalmente. El que os dejamos a continuación pertenece a este último estilo, pero instruye y resulta muy agradable su lectura ¡Qué lo disfrutéis!

¿Te puede dar un pampurrio si te bañas después de comer? ¿El helado es tan digestivo como dicen? ¿Hay que beber más agua? Descubre qué hay de verdad en las leyendas nutricionales del verano.

En la línea de cómo evitar las consecuencias de los atracones navideños en diciembre, de cómo afrontar la operación bikini en abril, o de cómo lidiar con la resaca de Año Nuevo, ha llegado el momento de repasar con mirada profesional los mitos nutricionales más habituales en esta época del año, y esperamos no habernos dejado ninguno en el tintero.

Un post que servirá para destapar el maquiavélico plan de tus padres para hacer tranquilos la siesta sin tener que vigilar si te ahogabas -bajo la amenaza del temido corte de digestión-, desmontarle la teoría del licorcito digestivo a tu suegro o seguir obligándote a beber sin sed “porque es verano”. Y, de paso, también ayudará a amenizar tu descanso mientras te estas solazando en cualquier playa o para pasar las aciagas horas en la oficina cuando la mitad de la plantilla está de vacaciones.

El corte de digestión

Paradigma de los mitos estivales, la hidrocución o shock termodiferencial -que vulgarmente se conoce como “corte de digestión”- es uno de esos temas que más debate intergeneracional despierta. Aunque toda polémica en este sentido suele ser breve al quedar rápidamente zanjada con expresiones como: “No te bañas hasta dentro de dos horas porque te lo digo yo, que soy tu madre. Y punto”.

Parece mentira pero aún hay quien tiene un buen lío en la cabeza con eso del corte de digestión, y si no que se lo pregunten a esta señora del Aragón profundo. Espasmos, legislaciones, cubatas y esófagos abiertos aparte, el tiempo necesario que ha de transcurrir entre terminar de comer y tomar un baño es un debate que traspasa fronteras y que al igual que en España (incluido Aragón) implica a madres, padres, abuelas, cuñados (y cuñadas) y a las víctimas colaterales de este desafortunado mito: los niños.

Es verdad que es posible sufrir un síncope cuando se produce un cambio brusco de la temperatura corporal, por ejemplo al pasar de un ambiente caluroso a otro mucho más frío, algo relativamente fácil en un baño veraniego. En estas circunstancias se puede sufrir una inhibición de la función respiratoria y circulatoria por reflejo, lo que puede comprometer la vida, sobre todo si se pierde el conocimiento y se está en el agua.

Para que no pase esto, se pueden tomar precauciones como no zambullirse de forma brusca cuando el agua tiene una temperatura inferior a los 18°C o no estar especialmente calientes antes del baño, ya sea por una exposición prolongada al sol, por estar en ambientes muy calurosos, por esfuerzo físico intenso con gran sudoración o por estar en tratamiento con algunos fármacos o drogas que favorezcan esta situación.

Las comidas copiosas también pueden facilitar ese shock termodiferencial, sí, pero puedes bañarte cuando te dé la real gana siempre que tengas dos dedos de frente y recuerdes que solo las focas y otros mamíferos marinos están adaptados para zambullirse en aguas heladas gracias a su panículo adiposo subcutáneo, que a modo de neopreno le aísla de ese brusco contraste térmico. Así, si te metes despacio tras haber tomado una ducha, mojado las muñecas, nuca y cabeza, el riesgo de hidrocución desaparece (eso sí, mientras escojas para el baño una piscina normal y no un glaciar de alta montaña). Cómo me hubiera gustado tener las ideas así de claras cuando tenía 6 años y estaba en la piscina con mi madre.

En verano hay que beber más

Pues en líneas generales es cierto, o al menos más probable. Estar expuesto a temperaturas más calurosas de forma continuada implica una mayor sudoración, y por tanto una mayor pérdida de líquidos, lo que contribuye de forma inexorable a un balance hídrico negativo. Nuestra respuesta fisiológica ante esta situación es la esperable: se despierta nuestra sed y buscamos hidratarnos, con lo cual sí que es probable que por término medio terminemos bebiendo más.

O no, ya que ese balance dependerá de muchos otros factores, entre ellos el aporte de agua que recibamos de los alimentos que incluya nuestra alimentación estival. Las sopas frías de vegetales como el gazpacho, la inclusión de frutas y verduras -con una alta proporción de agua en su composición- y otros alimentos contribuyen en positivo a equilibrar ese balance hídrico.

Es inevitable recordar aquí las sentencias que afirman que hay que beber dos litros de agua al día o cualquier otra medida concreta que se postule. En líneas generales la sed de cada uno, y ningún otro mecanismo o recomendación, ha de servir como guía para hidratarse. Y ten en cuenta que ni las bebidas alcohólicas (como la típica cervecita), los refrescos -que no refrescan-, los granizados y demás no son la mejor elección para hidratarse: el agua debería ser tu primera opción.

Un helado o un sorbete ayudan a hacer la digestión

Los helados, habitualmente cargados de azúcar o grasas -o los dos elementos al mismo tiempo-, definitivamente no ayudan a hacer la digestión. Además, al elegir esta opción como postre, de rebote se desplazan otras posibilidades realmente asociadas a un patrón de alimentación saludable, como la fruta de temporada fresca. El mito podría derivar -por buscarle alguna explicación- de aquel protocolo presente en algunos postoperatorios de cirugía digestiva que recomiendan el helado.

Las razón en este caso es que el helado es un alimento suave que no va a irritar la mucosa gástrica o el epitelio intestinal de los recién operados, mientras su temperatura -en especial si la cirugía ha sido de esófago- ayudaría a contener una posible inflamación. Pero si estás en un chiringuito de playa y no acabas de salir del quirófano, lo del heladito es solo una excusa (muy pobre, por cierto).

Un licorcito, también es digestivo

Malas noticias. La respuesta no va a ser muy diferente de la anterior: puedes buscarte la excusa que tú quieras para arrearte un lingotazo, pero eso que te ofrece tomar el servicial camarero al final de la comida tiene de digestivo lo que yo de torero. Ese pelotazo, lejos de ayudarte a hacer la digestión, irritará tu mucosa gástrica, aportará calorías vacías innecesarias y quien sabe si incrementará el riesgo de sufrir dolencias metabólicas más serias y a largo plazo asociadas al consumo de cualquier bebida alcohólica.

La siesta es dieta mediterránea

La costumbre de descabezar un sueñecito tras haber comido está intrínseca y culturalmente asociado a nuestra idiosincrasia, por eso se ha asociado este hecho a la tergiversada dieta mediterránea. Tanto que cuando hace años se propusieron contenidos para ponerle letra a nuestro himno nacional, hubo quien centrándose en el tema le dio protagonismo a la cuestión siestera: aquí tienes la descacharrante y poco afortunada prueba. Pero no hay ninguna publicación seria que asocie una cosa con la otra, salvo recientes publicaciones que de forma novedosa vinculan estos dos extremos, igual que otros hablan de sus posibles riesgos, en especial asociados a personas de edad avanzada.

Eso no quiere decir que la siesta sea algo negativo, ni mucho menos. Pero en este terreno hay que hacer dos claras distinciones: aquellas siestas que defendía D. Camilo José Cela -las de pijama, padrenuestro y orinal-; de esas otras siestas breves, de cerca de 20 minutos en los que nos quedamos levemente traspuestos. Ese breve reposo tras la comida puede ayudar a afrontar el resto del día con mayor soltura y mejor disposición, siempre y cuando sea breve. A mí, si las circunstancias me lo permiten, desde luego es un hábito que me gusta cultivar.

El verano ayuda a perder peso

Las circunstancias pintan bien, solemos tener más tiempo movernos, la climatología acompaña, también el entorno si estás de vacaciones y los alimentos típicos del verano podrían ayudar a hacer mejores alimentarias… pero la realidad nos dice que no: en verano nos ponemos gochos.

La explicación, o más bien la justificación, es que comemos hasta el límite de que la mera perspectiva de darnos un baño y movernos algo nos produzca arcadas… y diremos entonces que es mejor esperar para que no nos dé un corte de digestión. Además, en verano bebemos más, con el apoyo de, sorpresa, la industria cervecera. A pesar de que diversas instituciones sanitarias -entre ellas la Organización Médica Colegial y la Sociedad Española de Medicina del Deporte– hayan dicho que lo de la cerveza y la hidratación es un camelo, incluso la de aquella que se hace llamar (y no lo es) cerveza isotónica.

También es probable que luego nos tomemos el digestivo sorbete de postre acompañado del no menos digestivo pelotazo y ya de paso, a continuación, nos vayamos a echar una siesta que haga palidecer a la princesa Aurora (la Bella Durmiente, para que me entiendas).

Ya nos lo contó hace un año Javier Peláez al hablar de lo mucho que necesitamos descansar tras unas buenas vacaciones. Y es que, ¡qué demonios, nos estamos cuidando!

Aunque luego nos preguntaremos cómo es posible que con lo que nos cuidamos hayamos aumentado de peso. Poco más tarde llegarán los post relativos a qué hacer en septiembre tras el descalabro físico-salutífero-ponderal, como este del año pasado. A poco que esperemos llegarán también los de la operación bikini. Y así, y en un entrañable Ciclo de la Vida, que diría el Rey León -versión cansina- ya tenemos todo el cuadro completo.

Fuente: diario El País, Juan Revenga Frauca

10º CONCURSO DE FOTOGRAFÍA VALDERREDIBLE VERANO 2017. “PATRIMONIO CULTURAL”

Iglesia Rupestre de Arroyuelos.

BASES

  1. PARTICIPANTES: Pueden concursar todos los fotógrafos aficionados que lo deseen. La participación supone la total aceptación de las bases.
  2. TEMA: PATRIMONIO CULTURAL de VALDERREDIBLE.
  3. TÉCNICA, FORMATO Y PRESENTACIÓN: La técnica y la forma de abordar el tema serán libres, en blanco y negro o color. La presentación se realizará exclusivamente en formato digital. El formato de las fotografías será en TIF o JPG con una resolución de 300/350 ppp y a 25 cm de ancho.
  4. OBRAS: Cada autor podrá participar con un mínimo de dos y un máximo de cuatro fotografías. La participación es individual. Las obras ha de ser originales y que no hayan sido premiadas en cualquier otro concurso.
  5. IDENTIFICACIÓN: Todas las fotografías deberán llevar los siguientes datos: nombre del autor, dirección, población, teléfono, e-mail.
  6. ADMISIÓN: El plazo de entrega finalizará el día 7 de Agosto de 2017.
  7. ENVÍOS: La presentación de las imágenes en CD será en la Oficina de Turismo de Polientes, Ayuntamiento de Valderredible o enviándolas por correo electrónico a atencionalciudadano@valderredible.es
  8. FALLO: El fallo se producirá tras previa deliberación del Jurado el día 8 de Agosto de 2017.
  9. PREMIOS:

PRIMER PREMIO:          100€

SEGUNDO PREMIO:       80€

TERCER PREMIO:           40€

  1. DERECHOS: El fallo del jurado será inapelable. Los ganadores cederán todos los derechos de las obras premiadas, tanto de la reproducción, distribución, comunicación y utilización al Ayuntamiento de Valderredible.
  2. EXPOSICIÓN DE FOTOGRAFÍAS:El jurado del concurso seleccionará las 10/20 mejores fotografías presentadas de donde saldrán los premios. Esta selección servirá para realizar una exposición en el Centro Cultural del 11 al 31 de Agosto de 2017.

 Fuente : Ayuntamiento de Valderredible

“Cutre, tú”: las respuestas de una pensión de Zaragoza a las críticas en internet

Algunos ya lo habréis visto en prensa o tv, pero para los que no, disfrutadlo. Como dice el articulista en el primer párrafo, una usuaria de Twitter a desvelado lo que una persona ha creado, y que el periodista denomina un subgénero cómico maravilloso. Y lo es. Tiene una gracia diferente, contundente y sin insultar, que hoy en día ya es mucho.

Pros y contras de las Redes Sociales, ahí lo dejamos.

Ojo que cosas como esta (de buenas)  no se leen muy a menudo.

Este hilo que @SarayArVi publicó en Twitter el 27 de julio cumple una función social. Ha descubierto un subgénero cómico maravilloso: las respuestas que la responsable de una pensión de Zaragoza da a los comentarios de sus clientes en Booking.

“Invitamos a los de Barrio Sésamo para que no te sientas solo”, “si usted liga, ole campeón, pero vete a otro sitio”, “la próxima vez, al convento de las Carmelitas Descalzas”… El hilo de Twitter lleva más de 2.800 retuits. En los comentarios, en los que muchos aplauden a Myla-reservas, se descubre el nombre de la pensión. Se trata de La Ferroviaria, situada en Zaragoza, a pocos metros del CaixaForum. Sigue leyendo “Cutre, tú”: las respuestas de una pensión de Zaragoza a las críticas en internet